¿Cómo siendo tan pocos los beneficiarios reales del software privativo, son tantos los que cooperan a su sostenimiento en contra del sentido común?

Comparto de nuevo esta reflexión, que ya trasladé hace algunos años, del amigo Carlos Castro.
Y es que, sigo sin entenderlo, ¿si el software libre solo aporta ventajas sociales, educativas, económicas, morales,… como sigue siendo tan minoritario su uso en nuestras computadoras?

Son muchos los factores, pero hay uno que juega una baza fundamental, desde chicos nos convierten en usuarios adictos o esclavistas de una determinada tecnología, y cuando llevamos tantos años acostumbrados a lo mismo, ¡qué difícil es cambiar! ¿Verdad? Pero es que además, y como no hace mucho decía uno de los padres del escritorio libre, los desarrolladores de software libre pensaron durante mucho en cuestiones técnicas o filosóficas, pero menos en el simple usuario que pretende vistosidad y “exclusividad”.

Retomando las reflexiones de Carlos Castro del año 2009:

“Tanto hablar todo el mundo de innovación; y la que está más a mano, la que resultaría más fácil, menos costosa y que tendría una repercusión global sobre todo el sistema productivo, dotando a todos los sectores de un mayor control sobre su propia capacidad de innovación y de crecimiento; a esa, la de sustituir el software caro, secreto e inseguro que habita en la mayoría de los ordenadores de particulares y empresas, por software libre, no se atreve casi nadie.”

hemos llegado al 2012, con mucha mayor inseguridad en nuestros sistemas, cuantiosos gastos en tecnología que no nos hacen más eficientes, pero si que es proporcionada por una gran multinacional, y de repente, recortes porque nuestra economía ya no puede permitirse los desmanes de responsables políticos y técnicos.

Y lo más paradójico del tema, en lugar de recortar en el pago de licencias de uso, invirtiéndolo en el desarrollo de la industria local, y la ampliación de la innovación, se mantiene o incrementa el gasto en estúpidos derechos de uso de aplicaciones que no son necesarias. Siendo escandalosos casos como Andalucía, donde se ha reconociendo recientemente el “pirateo” de licencias por valor de 12 millones de euros, y por si fuera poco, ampliando la esclavitud de los sistemas con un monto inicial, que no final, de 17 millones de euros (según estimaciones podría llegar la implantación de SAP en la Junta a unos 90 – 100 millones de euros).  Es decir, en lugar de apostar por la innovación y el progreso, se prefiere seguir despilfarrando o malgastando el dinero público, esclavizando aún más a los sistemas informáticos internos de la administración pública, y seguir echando gente a la calle.

Este post es copia del que escribí el otro día para Nacion Red, con el mismo nombre y contenido.

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

8 comentarios

horacioac · 10/09/2012 a las 2:24 pm

El soft libre se usa poco porque el usuario común encuentra mayores facilidades al trabajar con el SO más famoso y privativo. Debemos organizarnos mejor y recaudar un poco. Si bien hay de todo, mientras prodomine tan ampliamente los SO privativos, sólo podemos craar una organización MEJOR. Ofrecer mayor seguridad y unicidad. Y desterrar los comandos en alguna distro, pues la gente choca con los mismos que jamás ha usado en el w.

    Hari Seldon · 11/09/2012 a las 8:03 am

    Más bien hay que luchar en contra de la mentalidad del cliente de El Corte Inglés, lo mejor no tiene porque ser lo más caro y desterrar la idea de que es si es gratis o barato es porque es una porquería.
    Lo de conseguir que la gente vea la diferencia entre gratis y libre todavía es más difícil.

horacioac · 11/09/2012 a las 1:59 pm

La realidad nos muestra que tienes razón, Hari, en lo siguiente: lo mejor no tiene porque ser lo más caro. Eso es cierto en todos los rubros, pero hay que agregar que la probabilidad está del lado de lo más caro. Pero creo que es la costumbre el factor fundamental, más que el precio. De todas formas debe haber alguien que investigó con datos estas premisas. Me parece que este aspecto debiéramos discutirlo mucho más, si queremos ir modificando esa mentalidad de a poco, para conquistar una porción creciente del mercado.

Mauro Rosero P. · 26/05/2013 a las 8:34 pm

En principio, parte o totalmente, es culpa de nuestra comunidad. La base del éxito de casi todo proyecto se basa en la organización, en trazar objetivos definidos y metas a lograr en corto, mediano o largo plazo, en la sostenibilidad lograda en la base de la auto-gestión, no de la donación o del tiempo libre.

Con esto no quiero disminuir los logros alcanzados, porque para mi gusto son muchos en proporción al tamaño y dificultad de la tarea, pero no hemos aprendido a ser lo suficientemente críticos o pragmáticos para identificar nuestras deficiencias y corregirlas.

Queremos fundamentar la expansión del movimiento en casi únicamente dos (2) actores: las comunidades de desarrolladores y usuarios y los estamentos políticos estructurados principalmente en los gobiernos (este último menos confiable que el primero), olvidando o demonizando el sentido comercial del software libre que es quién le da sostenimiento económico al mismo. Hacemos, para su promoción en un sentido equivocado de gratuito, más que el concepto correcto de libre. Salvo quiénes se ganan la vida y soportan familias mediante el software libre no hacemos ningún o poco desempeño en desarrollar paradigmas comerciales del mismo que potencien la creación de empresas que respeten la filosofía y que no usen el software libre como una trampa para atraer nuevos clientes y apresarlos en formulas iguales o peores a las que aplican las empresas privativas.

Aunque supuestamente apostamos a la colaboración y ciertamente hemos logrado desarrollar conceptos nuevos que potencian la misma, estos factores no suelen ser significativos porque van orientados al sector informático de geeks, profesionales, programadores o gobiernos; sin embargo no nos hemos planteado una hoja de ruta organizada, estructurada. medibles y con metas a corto, mediano y largo plazo que impacten en estos sectores abandonados o ignorados.

Muchas veces nos creemos una clase social exclusiva donde solo queremos interactuar con nosotros mismos sin entender que las reglas actuales de la sociedad se basan en la comunicación en base a la publicidad y promoción masiva y no a la publicidad o promoción selectiva. Deberíamos desarrollar estrategias no solo dirigidas a llegar a los interna-utas, si no adicionalmente estrategias que usen los medios de comunicación tradicionales; siendo así más inclusivos y abarcadores en nuestro mensaje.

La mayoría de los proyectos que se han propuesto para implementar esta visión todos han muerto en la cuna, no por los detractores del movimiento, si no por los mismos líderes del movimiento que en el afán de imponer su visión y posición en lo que debería ser y por el egoísmo de figuración o percibir mayor visibilidad personal que satisfaga su derecho natural a ganar dinero han impedido el consenso necesario para trabajar en un bien superior más global para el movimiento y sus objetivos.

Debemos aprender a hacer mea-culpas y a reconocer y corregir nuestros errores como comunidad si queremos potenciar y acelerar el crecimiento del concepto de software libre de manera universal.

    Ramón · 27/05/2013 a las 9:31 pm

    Totalmente de acuerdo contigo Mauro, necesitamos fomentar la autocrítica y sobre todo salirnos de la endogamia en la que estamos metidos. E igualmente coincido con los comentarios anteriores de Hari y Horacio, debemos colaborar en distinguir entre libre y gratuito, y que lo libre no es malo, ni lo que que se paga por ello mucho es bueno.
    Saludos y gracias a los tres

@boriszao · 22/08/2013 a las 3:46 pm

Apostar por software privativo es apostar contra uno mismo – http://t.co/1tYPdg8mfg vía @ramonramon

Cr · 25/07/2014 a las 12:14 am

Yo creo que es psicologico, los usuarios de windows siempre hechan la culpa a los demas, tu no tienes nunca culpa, o son los virus, o es el windows que es muy malo y tiene muchos fallos, o no tiene sufiente ram… pero nunca el culpable es el usuario, dile a un usuario “usted a metido el virus en el ordenador” respuesta “imposible”, el cliente, el usurio nunca tiene la culpa, es una postura mas comda que la del usuario de linux…este usuario si algo no funciona se pregunta, “que he hecho mal?” Que puedo hacer por solucionarlo?”…..y llegamos a linux…somos los que nos prefuntamos en que nos hemos equivocado, el tipico usuario windows nunca tienen culpa de nada.

Ramón · 25/07/2014 a las 8:11 pm

JEJEJE, puede ser CR, desde luego.. es un planteamiento muy práctico.
Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twittear
Compartir
Compartir
0 Compartir