Hoy en día es muy fácil no seguir avanzando, estancarse, no seguir creando nuevos proyectos o mejoras para la ciudadanía y directamente echarle la culpa a la famosa crisis.  Pero una vez más, me temo que lo que hay es una enorme crisis de ideas, valores y sobre todo de valentía, independientemente que unos cuantos “iluminatis” hayan creado esta gran bola económica por no llamarle engaño, basado en el famoso timo de la estampita o también denominado “hipotecas subprime”.

Esa valentía o coraje por apostar por lo nuevo, por lo que suma, crea, construye y no por todo lo que ha supuesto este retroceso, el ladrillo, los modelos agotados, caducos, rancios,… la gran marca/consultora, la típica afirmación de muchos responsables: “Mejor equivocarme apostando por encargarle un trabajo a una gran empresa que hacerlo apostando por una pequeña y especializada empresa” ¿Triste, verdad? pero… muy constantemente recurrido. Algunas regiones o municipios prefieren marcar su propio ritmo, atrayendo talento o aprovechando el que ya tienen, como el archiconocido caso de Abla, en el que un grupo de innovadores, liderados por el famoso y querido Paco Fernández, amantes de su pueblo, de la aplicación de las tecnologías en el beneficio de su ciudadanía, apoyados por los responsables políticos, crean, generan ilusión, innovación, progreso, mejoras, y … ¿por qué no decirlo?, una marca de innovación, calidad y progreso.

Igual ocurrió hace unos años en Extremadura con la apuesta decidida por el software libre de ese gran político nacional, o la apuesta de otros gobiernos, tanto nacionales como internacionales. Y encontrando pequeños referentes, como el caso del pequeño municipio de Moclinejo, un pueblo de la libertad, innovación, cooperación y software libre.

Hace poco hablábamos como, sin embargo, otras regiones, comarcas o municipios, o incluso empresas, en lugar de aprovechar sus recursos, sus talentos o atraerlos, van a contracorriente y como que parece que aunque existan factores para el éxito, ellos prefieren destruirlos, apartarlos, … condenando a su ciudadanía a perder esa gran oportunidad, en ocasiones relacionadas con la atracción de nuevos proyectos, nuevas ideas, innovaciones, empleo,… En ocasiones frustrando u olvidando a personas tractoras de innovación, de nuevas formas de crear riqueza para la región,… porque, o bien no son escuchadas, o lo que es peor, en muchas ocasiones son expulsadas de sus regiones, de sus entornos,… por realizar actuaciones totalmente descoordinadas, carentes de sentido o directamente enfocadas por modas. Por eso, cuando hablamos de crisis de valores, de ideas, de innovación,… ya no hablo sólo de software libre para gobiernos en crisis, ahorro de millones de euros, el despilfarro del dinero por falta de visión, o la falta de estrategia, hablo de que se  sigue creando la bola más grande e imparable, la llamada política del ladrillo, sin que nadie o muy pocos luchen contra esa inercia.  Y al final, retomar la pregunta ¿Crisis económica o de modelo?

Es el momento de los valientes, de los innovadores, de los que no asumen que las cosas deban estar tan mal y que hay que luchar por el progreso, por la ciudadanía, por la creación de riqueza, de empleo, … es igualmente el momento del software libre, de la lucha contra la crisis. Y yo me pregunto una vez más, ¿por qué no escuchamos a Einstein? No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.Einstein y la crisis de ideas La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche. Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y sus penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque en crisis todo viento es caricia. Hablar de Crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora: que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

¿No hay valientes? ¿no hay innovadores en las administraciones públicas? Yo estoy convencido que si, que si que los hay y muchos más de los que imaginamos, y ahora es el momento de demostrarlo, porque… lo siento no me resigno a ver como algunos cortoplacistas siguen apostando por los grandes titulares, las grandes multinacionales, la apuesta del no riesgo y el despilfarro, el miedo a innovar y mejor no hacer nada,… mientras tanto , el software libre no tiene crisis. Mi última reflexión es aún más compleja, ¿quienes son más culpables, aquellos que no tienen talento y no saben atraerlo, o aquellos que habiéndolo tenido muy cercano prefieren despreciarlo, marginarlo o incluso alejarlo de sus municipios?

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

22 commentarios

Greg · 22/06/2010 a las 6:32 pm

Me parece muy importante e interesante lo que dices, y ese mismo problema se viene dando en muchos lados. Parece como si las personas solo desean hacer las cosas tal y cual las han venido haciendo desde siempre; pero felizmente aun hay gente que intenta hacer algo nuevo, aunque sean pocas.

qaz · 22/06/2010 a las 8:32 pm

Concretando este articulo en algo realizable, por ejemplo, lo contenido en el siguiente enlace:

http://blogs.uab.cat/brugnoli/2009/11/09/54

Ramón · 23/06/2010 a las 9:31 am

Así es Greg, y esperemos que ese número de personas sigan creciendo, aunque también es vital que nuestros dirigentes asuman sus responsablidades y ayuden o lideren ese cambio.
Saludos

Ramón · 23/06/2010 a las 10:23 am

Hola qaz, tiene buena pinta el post, pero.. creo que se queda en lo tecnológico y yo hablo más de otros conceptos, la tecnología está clara que existe, ahora el problema es la crisis de modelo, de valentía, de avance,… no tecnológica.
¿no te parece?
Saludos

Antonio · 23/06/2010 a las 10:50 am

Además del fiero individualismo en el que vivimos inmersos creo que hace falta fomentar la colaboración y la solidaridad entre todos. Vale hay que salir adelante con nuevas y valientes ideas, pero no dejemos atrás al ejercito de personas lisiadas y olvidadas que produjo la gran guerra neo-liberal. Tu vecino no es tu enemigo, es la razón por la cual vives en una sociedad. Si a un vecino tuyo le van mal las cosas, luego a otro y otro y otro, empieza a preocuparte porque la sociedad es un eco-sistema en si aunque queramos verlo de otra manera.

Ramón · 23/06/2010 a las 12:31 pm

Totalmente de acuerdo Antonio, efectivamente la Sociedad consiste entre otras cosas en eso, en compartir, colaborar, … la unión de muchas personas.
Saludos

Krilintxu · 27/06/2010 a las 12:07 pm

Einstein tenia razon y lamentablemente no aprendemos de errores pasados. Ramon, coincido contigo en que el problema radica en el modelo, pero necesitamos mucho mas que fe en los valientes. Indudablemente, personas clave en las administraciones deberían apostar por empresas especializadas y alejarse de la
supuesta seguridad de la elección de las grandes multinacionales, que al final del camino siempre ofrecen un resultado mediocre. Por dar un contrapunto en el que me baso, en América Latina estoy constatando día a dia que, tanto gobiernos como empresas privadas, el modelo que ponen en crisis es precisamente el tradicional y el software libre ya es algo mas que una tendencia de moda. Compite y gana por méritos. No solo por convicción. Los tecnólogos y responsables de empresas debemos tomar nota de las enseñanzas de Einstein y averiguar quienes son esos potenciales valientes que pueden hacer cambiar las cosas también en nuestra casa. Ante la reflexión final solo un comentario: es nuestra obligación no permitir ni el desprecio, nia marginación del talento.

Ramón · 27/06/2010 a las 12:18 pm

Totalmente amigo mío, coincido plenamente con tus palabras y conozco perfectamente el dominio que posees del mercado en América latina, más por ello, admiro el trabajo que venis realizando por aquellas tierras.
Abrazo fuerte amigo mío

MTejeira · 19/01/2011 a las 8:34 pm

Enhorabuena por el artículo, y gracias por la parte que nos toca… jejeje
Hay que  predicar con el ejemplo, intentar poner un granito de arena en esta nuestra sociedad, para así conseguir el futuro que queremos.
En el cambio está la evolución….
Un abrazo desde Abla.
María.

Ramón · 20/01/2011 a las 9:37 am

Gracias María, y enhorabuena a vosotros, por el magnífico trabajo que realizáis.

Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twittear
Compartir
Compartir
WhatsApp
Buffer