Sin método ni investigación, solo hay improvisación y ocurrencia.  Aquí te cuento las 7 claves para lograr el triunfo.

La política no es una ciencia estática. Es la única actividad efectiva a través de la cual se organizan las sociedades en la modernidad, y las sociedades están en constante cambio, evolución, modernización; por lo tanto, la política ha de adecuarse a estos cambios. Ha de ser, como toda ciencia, una constante recopilación de información e investigación para la innovación de métodos. En este sentido, la Tecnopolítica se configura como la disciplina que más impacto ha tenido en las campañas actuales y presentes.

Ya seguramente te has topado con una propaganda política a través de internet, o con una cadena informativa electoral a través de los sistemas de mensajería instantánea (no olvidemos que es whatsapp la red que más poder de generar percepción existe en una campaña electoral). Estos recursos no se tratan de otra cosa que de los nuevos métodos adquiridos por la política en aras de mantenerse en marcha al ritmo vertiginoso al que se mueve la sociedad, y ese método, que combina asertivamente las telecomunicaciones con los servicios de interacción masiva online, ha recibido el nombre de “Tecnopolítica”.

¿Y qué es una campaña electoral sino una llamada al voto condicionada por la capacidad tecnológica del ser humano?  En la antigua Grecia, el ágora era el espacio deliberativo y movilizador, luego apareció la prensa, la radio, televisión, etc.  y fueron modificando la forma de hacer campaña, así como de movilizar a los votantes.  Hoy en día, existen infinidad de herramientas, plataformas y tecnologías para hacerlo, ¿o no? ¿Las usas todas? Si no lo haces, es evidente que estás perdiendo potencial.

Probablemente habrás escuchado cómo Barack Obama arrasó en los comicios electorales norteamericanos del 2008 con el 52,80% de los votos populares, justamente gracias a su para entonces novedosa campaña que combinaba los medios tradicionales con la tecnología digital y las redes sociales.  Es más, si te dedicas al mundillo de lo electoral te habrás encontrado con más de un gurú o experto que participó en esa campaña, o que al menos eso dice 😉  Al igual que ahora son los que trabajaron en la campaña de Trump y AMLO.

También fueron noticia global los resultados de las elecciones de España del 2016, donde Mariano Rajoy consiguió, por encima de todo pronóstico, 137 escaños del congreso utilizando exactamente la misma estrategia, la denominada “la rubia de Rajoy”.

Luego, el alza de la Tecnopolítica no es un secreto, pero sí te comparto las 7 claves de cómo tener éxito en una campaña electoral usando Tecnopolítica (basada en la experiencia personal y de RRyCia):

1. Diagnóstico socio-político del electorado a través de las redes

Uno de los primeros pasos al planificar una campaña política es realizar un diagnóstico socio-político del electorado, en función de ejecutar una estrategia con la mayor efectividad posible.

El equipo de campaña debe tratar en lo posible de realizar una investigación de campo que responda a las siguientes preguntas:¿Cuáles son las características, fortalezas y debilidades de los adversarios? ¿Cómo son los electores? ¿Cuáles son las principales necesidades actuales de los electores? ¿Qué tendencias predominan en la elección?

Actualmente es posible realizar esta investigación “de campo” con tan solo unos clicks. A través de la red social Facebook, por ejemplo, se puede acceder libremente a decenas de grupos de difusión política, de crítica, de contenido informativo y noticioso, en el cual millones de personas ingresan a diario no sólo para obtener información, sino para dejar sus comentarios y opiniones. Pero también es posible realizar grupos focales en la Red, de tal forma que se genera una investigación más natural a la realizada en grupos focales tradicionales, principalmente porque las personas objeto de estudio u observación no son conscientes que están siendo analizadas o monitorizadas.

Así mismo, Twitter es otra red social que genera constantemente hilos (“threads”) de discusión y de opinión generada por páginas de organizaciones sociales o por personajes de alta influencia política-social.

Parte de la tecnopolítica se basa en explorar estos medios digitales, actividad que le ofrecerá con toda seguridad información relevante sobre las preferencias de los electores, los conflictos que los afligen, y sus opiniones sobre las venideras elecciones y los distintos candidatos.

Para ello, en RryCia usamos una metodología propia, denominada MARCA-RR que se basa en una serie de plataformas interconectadas, con curación de contenidos del equipo de escucha activa que constantemente genera información, análisis y recomendaciones en cualquier proyecto en el que participamos.

 

2. Distribuye tu programa electoral en formatos interactivos

Lograr que el electorado se interese por el programa de gobierno de un candidato puede ser una tarea difícil, pero esto deja de ser un problema con la existencia de la tecnopolítica y los nuevos formatos interactivos popularizados por las redes sociales.

Uno de los métodos más efectivos para explicar temas de aparente complejidad son los videos de pizarra animada, una atractiva secuencia de imágenes dibujadas en pizarrón acompañadas de la explicación que las complementa. He aquí un ejemplo de estos populares videos:

Otro formato muy utilizado es distribuir el tema en distintos archivos de imagen. En cada archivo se agrupará una pequeña porción de texto junto con un dibujo o imagen representativa. Todas las imágenes que suben a las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter,..) como álbum fotográfico, y las personas podrán avanzar de una imagen a la siguiente, apreciar la totalidad del contenido y compartirlo.

Lo importante es, en esencia, ofrecer la información en un formato que combine el texto con lo visual, y si es posible con lo auditivo y lo interactivo, es decir, que el espectador necesite dar clicks para obtener el resto de la información. La sociedad moderna presta mayor atención a los códigos visuales, por lo que este es el recurso principal a explotar para ganar una campaña electoral.

3. Vincula los medios tradicionales con los medios digitales

Muy a pesar de la popularidad de los medios digitales, los medios tradicionales (televisión, radio, prensa) siguen siendo empleados por una amplia cantidad de electores, sobre todo por parte de la generación que supera el rango de los 50 años. Como siempre digo, si hay algo que podemos hacer con las redes sociales es influir en la agenda informativa de los medios de comunicación tradicional y ahí si, impactar en toda la Sociedad.

Las entrevistas radiales y televisivas deben seguir utilizándose para promover las campañas electorales, al igual que los artículos de opinión en la prensa. Aún así, el fundamento de la tecnopolítica insiste en que no deben funcionar por separado, sino más bien procurar enlazar al espectador con los recursos digitales.  Vivimos en un mundo de narrativa transmedia y esto es una característica fundamental de esta nueva Sociedad-Red que a veces olvidamos.

Es cotidiano, por ejemplo, que en los programas televisivos de entrevistas se ofrezca la cuenta de Twitter del moderador para luego leer en vivo los comentarios de los espectadores. O que en los programas de radio se invite al público a seguir las cuentas de las redes de los locutores o sus invitados. O que al final de los artículos de prensa se dejen los enlaces a las redes sociales y al correo electrónico del autor. Es más, hay series de televisión que deciden si generaran más temporadas o no dependiendo de las interacciones en twitter, así que imaginen el punto en el que nos encontramos. Esto es precisamente lo que tiene que poner en práctica el candidato con su campaña.  Incorporar a la campaña la narrativa transmedia.

4. Twitter como la herramienta n° 1 para el feedback

De todas las redes sociales actuales, Twitter sigue siendo la más eficiente para intercambiar información y opiniones de manera masiva. Cuando publicas un Tweet cualquier persona tiene la posibilidad de responder a este, y tú a su vez puedes responderle de manera pública a cualquiera de esos interlocutores, con lo que se va realizando un “hilo” o “thread”, es decir, una conversación virtual de acceso público. Puedes realizar infinitas conversaciones paralelas a tiempo real.  Si, ya sé, en tu ciudad no todo el mundo usa Twitter pero si Facebook, pero.. ¿Estamos en Fb para la política? ¿nos apetece que nos bombardeen con mensajes políticos?

Además, Twitter tiene la característica de permitir una cantidad limitada de caracteres, lo cual tiene dos beneficios: primero, lo obliga a usted y a sus interlocutores a ser precisos en sus argumentos, y segundo, mantiene la atención de los miles de usuarios que probablemente evitan la lectura de discusiones más extensas.

Esto lo convierte en la herramienta Tecnopolítica más efectiva para que el candidato se comunique con los electores, les haga llegar propuestas, reciba el feedback y obtenga datos sociológicos. De nuevo, una de mis frases: Facebook es la acumulación, twitter la instantaneidad. En Facebook estamos todas, en twitter los que tienen inquietudes. Twitter es el espacio deliberativo por excelencia, eso si, no es imparcial.

5. Genera estadísticas con encuestas online

Facebook, Twitter e Instagram tienen la función de publicar encuestas. Escribes una premisa y puedes asignar una serie de opciones entre las cuales el espectador tendrá que dar click para escoger y “votar”.

Cuando el tiempo de la encuesta acaba, las aplicaciones te ofrecen una estadística con los resultados, esbozados en cifras llanas y en porcentajes.

Esto es para la Tecnopolítica una herramienta de elevada utilidad. Sirve para conocer las tendencias del electorado en distintos tiempos de la campaña y poder tomar decisiones con respecto a mantener o modificar las tácticas de la campaña.

6. Convoca a movilizaciones y eventos a través de cadenas de mensajería

Anteriormente se convocaba a los eventos a través de la televisión y la radio. Se pagaba una buena suma de dinero para hacer un anuncio dos o tres veces al día en los horarios con más audiencia, o para poner la convocatoria a modo de publicidad.

Ahora es posible hacer las convocatorias gratuitamente a través de los sistemas mensajería instantánea, como Whatsapp, Facebook MSM y Telegram. Se envía el mensaje deseado a una cantidad de contactos (puede contener imágenes o audio si se prefiere) y se motiva a los receptores a rebotarlo a su vez a todos sus contactos.  En ese sentido es importante dominar los formatos y procesos para que nuestro mensaje tenga el mayor alcance y menos resistencia a distribuirlo.  Es decir, ni retransmitimos todo lo que nos llega ni lo haremos si el mensaje no es adecuado (en contenido o formato).

De esta manera el mensaje o convocatoria se extiende en forma de cadena. Estos mensajes no están limitados a un horario, y a diferencia de la televisión y la radio, no es necesario que la persona se encuentre en tiempo real atento al aparato para recibir el mensaje. Los teléfonos móviles y tablets en los que se ejecutan estos sistemas de mensajería guardan el mensaje hasta que la persona pueda utilizar el dispositivo, momento en el cual recibe una alerta o notificación que sólo desaparece después de abrir el mensaje.

7. Publicidad gratuita a través del contenido viral

Tal como con las convocatorias a través de los sistemas de mensajería, la Tecnopolítica nos permite adoptar la actividad online de los mismos electores como un sistema generador de campañas de publicidad gratuitas.

Con el auge de las redes sociales se popularizó lo que se conoce como “contenido viral”. Se trata de cualquier imagen, video, gif o texto cuyo contenido sea tan atractivo e interesante que es compartido (reposteado) por la gran mayoría de la gente que lo recibe, por lo que se va multiplicando la visualización de dicho contenido exponencialmente.  Pero ojo, no se retransmite aquello que nos imponen, sino lo que nos divierte o emociona.

Crear un contenido viral que promocione la campaña electoral significaría nada menos que publicidad gratuita, distribuida a escalas mil veces mayores que lo que se puede lograr con medios tradicionales, solo alcanzable mediante estrategias de Tecnopolítica.

Crear un contenido viral no es tarea fácil. Los códigos más utilizados para el contenido viral son los memes y los videos de corta duración (menos de un minuto). El mensaje puede ser absolutamente de lo que sea, desde datos curiosos (¡¿Esto mide el aparato reproductor de una ballena!?) hasta temas de absoluta vanalidad (Las 10 caídas más graciosas en patineta); por lo que un tema político también puede volverse viral, solo necesitas ser creativo y plantear el mensaje de una manera que a todo el mundo le parezca interesante, divertido o impresionante.  Un ejemplo de nuestro trabajo: Candidato presidencial se abre cuenta en Tinder para conectar con la ciudadanía,  con importante repercusión nacional e internacional, y lo más importante, con un mensaje importante: “hay que conectar con la ciudadanía y hay que estar donde están, debemos escuchar y conectar con los canales que eligen las personas, no los que imponen los partidos políticos y la vieja política”.

Si del cielo te caen limones, es mejor hacer limonada. La modernidad nos ofrece nuevos sistemas de comunicación que no sólo funcionan en tiempo real, sino que además son gratuitos y móviles (¿Quién no se lleva el celular hasta para el baño?), así que es hora de relacionarnos con estos nuevos recursos y ponerlos a trabajar a nuestro favor para tener éxito en las venideras campañas electorales.

Y si aún te quedan dudas, aquí tres posts recomendados en la misma línea:

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.