Vamos para los 11 meses y continúa el suplicio

Como ya contaba en un post hace unos meses, desde el 23 de julio de 2010 estoy pasando un calvario, que no sólo es médico, sino administrativo, social, psicológico… y que parece nunca llega a su fin.

En estos últimos cuatro meses la situación no ha mejorado, sigo teniendo las cervicales con mucho dolor, no puedo hacer vida normal, ni puedo hacer deporte, ni puedo trabajar, ni siquiera leer tranquilo… Como ejemplo este blog.  Antes del accidente escribía entre uno y dos posts diarios, ahora lo hago casi quincenalmente y en la mayoría de ocasiones ayudado por [email protected], vaya por delante todo mi agradecimiento a [email protected] que me ayudan a que todo sea mucho más fácil, tanto escribir en este blog como presentar incluso call for papers… entre otros: Edorta, Dani, Jaleón, Raúl y María José, sin los cuales seguro que ni un post quincenal 🙁

Igual de traumático es no haber participado en algunos de los congresos y jornadas a las que estaba invitado o he participado en anteriores ocasiones, tanto nacionales como internacionales, como son los casos de Cuba, Brasil, Orlando, y/o Chile… y un montón de encuentros con amigos por todo el territorio nacional y europeo.

Ya no sólo es "una putada" no poder sentarme delante del ordenador ( en gran parte mi vida, mi pasión y mi profesión) mucho rato, y que los dolores no me dejen concentrarme ni redactar casi nada, sino que además, el maremágnum de trámites burocráticos, gestiones diversas, etc., que hay que realizar para que a uno le intenten ayudar a recuperarse pueden convertirse en un camino sin fin.

En los últimos meses he presentado diversas reclamaciones a la mutua de accidentes de trabajo que gestiona dichas contingencias en mi empresa, he visitado diversas de sus instalaciones, me han explorado casi 10 doctores, he asistido a cuantas consultas o gestiones me han indicado y lo que ha sido peor, encontrarme con un sinsentido burocrático: los médicos me recetaban rehabilitación y de forma administrativa se me denegaba dicho tratamiento en dos ocasiones.  Es el mundo al revés, ¿imagináis? Los médicos y especialistas de la Mutua me recetan rehabilitación y de forma administrativa consideran que no es necesario.

Paralelamente y desde que el 29 de octubre de 2010 me dieron el alta en la Mutua contra mi voluntad, no me encontraba recuperado 🙁 he visitado diversos especialistas privados, que me han recomendado diversos tratamientos, tanto farmacológicos como inclusive de fisioterapia y PILATES.  Éste último tuve que abandonarlo por indicaciones del traumatólogo y del neurocirujano que me trataban en la Mutua.

Mientras tanto, y como no me encontraba -ni lamentablemente me encuentro- en condiciones para trabajar, comencé un nuevo proceso médico-administrativo en el Servicio Andaluz de Salud y la Seguridad Social.  He de reconocer que el trato ha sido inmejorable, desde un primer momento la Unidad de Valoración Médica de Incapacidades al revisarme recomendó mi baja y desde el 27 de abril comienza este nuevo periodo médico-administrativo, en el que primero me dan la baja por enfermedad común e inmediatamente solicito al Instituto Nacional de Seguridad Social lo que se denomina un cambio de contingencia, es decir, que mi baja no está motivada por enfermedad común, sino a causa del accidente de trabajo que sufrí el 23 de julio.

Mientras espero el proceso administrativo que supone este cambio de contingencia, y dado que permanezco en Sevilla en un piso de alquiler sin poder trabajar,  decido finalizar mi desplazamiento provisional a Sevilla, algo que también ha sido mucho más complicado de lo que parecía, cuando a finales de mayo, y ya con el contrato de alquiler del piso concluido, me dicen que para autorizarme el desplazamiento a mi domicilio familiar debo esperar cita con la inspección médica de la UVMI, que como muy pronto será el 8 de junio  (gracias a que mi casera accedió a prorrogarme el alquiler esos 10 días más).  Posteriormente y en esa cita la cosa no pintó mucho mejor, dado que estaba a la espera de recuperación me indican que no me puedo venir para mi casa en Málaga e in extremis, el mismo viernes 10 de junio me autorizan a que me venga a Málaga y que me trate la Mutua Fremap de Málaga.

Por fin tengo el compromiso de FREMAP de que me darán rehabilitación o eso espero, y para ello, este lunes, 13 de junio, debía presentarme a las 16:15 en las instalaciones que tiene Fremap en Avda. Andalucía, 26 para comenzar el deseado, rogado, demandando, necesario proceso de rehabilitación que me ayudará a recuperar mi vida anterior.

¿Y os preguntaréis, a qué viene toda esta parrafada?  Pues… por un lado desahogarme, si no lo hago, toda esta frustración, lucha administrativa… puede agotar a cualquiera, y en segundo lugar, porque lo que me encontré este lunes en FREMAP Málaga no es mucho mejor 🙁 🙁

Como me habían indicado telefónicamente allí que me presento, y creo que de todas las ocasiones que he visitado las instalaciones de FREMAP, asistido a diversas consultas, hablado, explorado… por todos su profesionales, jamás había sido tratado de forma tan poca humana.  De forma muy evidente me dejó claro que si fuese por ella, ni estaba allí, ni me daría rehabilitación ni nada de nada.  Para ella era un simple número o dato de ordenador, no una persona que necesita, que ruega, que ansía recuperarse y volver a retomar toda la vida que tenía antes del 23 de julio. Yo Indignaciónno pongo en duda que tuviese una artrosis, discos deshidratos y todo lo que quieran decir de mi cuello, pero lo que es evidente es que jamás me había quejado hasta el accidente, siempre he estado al 1000%, he dedicado muchas, muchas horas (calculo una media de 12-14 horas diarias), en ocasiones incluso más de las recomendable… y ahora esta señora, sin ningún tipo de empatía me dice que qué espero, ¿un milagro? que mi cuello está así y que así se quedará para el resto de mi vida, y que si solo puedo trabajar una hora diaria pues listo, que no espere recuperarme y que la rehabilitación no hará que mejore 🙁 Lo peor fue cuando además me amenazó diciéndome que si persistía en mi dolor y en decir que no puedo trabajar, que me declararía no apto para trabajar y adiós mi futuro profesional 🙁 🙁  ¿Cómo es posible que un profesional de la salud no sólo no tenga empatía alguna, sino que a una persona con 37 años se le pueda decir que puede que no vuelva a trabajar jamás?  Yo quiero escuchar, necesito oir, que pronto me recuperaré, que pronto podré retomar todos mis proyectos, seguir creciendo junto a mi empresa y compañeros, ampliar mi formación, seguir abriendo nuevos lazos de cooperación, trabajando y participando en proyectos internacionales…

Realmente toda esta situación ataca incluso a la salud mental, yo siempre me he considerado una persona con muchas inquietudes, con muchas ganas de hacer cosas, este nuevo periodo en Sevilla se marcaba dentro de un montón de objetivos, trabajar junto a mis compañeros de la sede central de Sevilla día a día, poder aprovechar a tope el Máster y todos los [email protected] que allí tenía, asistir a muchos más eventos y actividades, mejorar mi plan de carrera y formación profesional, plantearnos el salto a Emergya Chile… sin embargo, me veo sin fuerzas, que los trámites administrativos-médicos a causa de mis  dolencias nunca se acaban, que parece que nadie es capaz de decirme como y cuándo mejoraré…

En este día...

12 pensamientos en “Vamos para los 11 meses y continúa el suplicio

  1. Oscar Borrás

    Hola Ramon,
    no sabía que estabas tan jodio. Lo siento mucho. Yo tambien tuve un accidente como tu hace años y en el mismo sitio, pero tuve mas suerte. A los 6 meses me desaperecieron los dolores y molestias, cuando ya pensaba que el problema iba a durar mucho más.
    Lo que si te puedo decir es que no esperes grandes cosas de las aseguradoras. Desgraciadamente estamos en un país de pícaros y en eso se apoyan las aseguradoras y muchos médicos para no tratarnos como personas. Incluso el médico forense no estará de tu parte.
    La única recomedación que puedo darte es que te pongas en manos de abogados especializados en estos temas. Siento no poder ayudarte,  creeme que hay momentos en que a uno le gustaria ser abogado, y seguro que este momento es uno de ellos.
    Muchos ánimos y fuerza, pues estas cosas son muy lentas. Un abrazo.

  2. Ramón Ramón

    Gracias amigo mío, hace mucho que no te veo, pero sigo queriéndote un montón y espero nos veamos pronto.  Lo cierto es que efectivamente por un país de pícaros pagamos justos por pecadores y soy consciente de ello.
    En este caso, no hay ningún médico que hasta ahora haya dicho que lo mío es un cuento, algo que siempre me ha preocupado bastante -por aquello de lap icaresca española y que lo metan a uno en el mismo saco- pero el debate de la mutua es siempre el mismo, si es o no degenerativo, si mejoraré o no, si deben cuidarme ellos o no, si estoy o no para trabajar,…. 
    Realmente no estoy agobiado por el tema legal y si, y mucho, por el tema médico, quiero recuperar toda o parte de mi vida anterior al accidente, y sumarle el trabajo por alcanzar todos los nuevos retos y proyectos que se me planteaban.
    Abrazo fuerte amigo mío

  3. Alberto Villalba

     
    Amigo, estoy conmovido por tu pesar y tu calvario. Realmente, pensaba que en algunos países de latinoamerica como lamentablemente en mi país, pasamos estos suplicios a causa del seguro médico. Amen de eso, pienso que este tipo de atropello aparenta casi un sistema de represión a los trabajadores en cuanto al acceso al derecho a la salud, esto es abominable.
    Las personas y finalmente los funcionarios de una prensa solo forman parte de los números, como expresaste, solo un registro en el sistema.
    Desde Paraguay un fuerte abrazo fraternal.
    Fortaleza, sabiduría y buenaventuranza para ti hermano.

  4. kako

    Ramón, tienes muchos casos así, no te dejes caer y 'empodérate'. Daré una charla en Julio en Bilbao #salud2eus y precisamente este enfoque lo damos con las Enfermedades Raras.
    Te adelanto parte de lo que mostraré en la charla sobre todo como  Charity Tilleman-Dick: cantando después de un trasplante doble de pulmón: http://www.youtube.com/watch?v=zvwQXwJyaj0
    Minuto 14:53: No debemos permitir que las enfermedades nos separen de nuestros sueños.
     Cuando se logra eso no solo hay pacientes que sobreviven sino que además prosperan.
    Coge las riendas y utilízalo para empoderarte amigo mio, busca a semejantes haz conexión y red. Así llevo estos años

  5. Ramón Ramón

    Gracias Kako, amigo mío, me conoces bien y sabes que no suelo rendirme, más bien todo lo contrario, pero.. el camino se está haciendo muy largo.
    Gracias por estar siempre ahí, aunque nos veamos poco y espero podamos vernos pronto.
    Gracias por el video y enhorabuena por esa nueva conferencia, que seguro es un éxito.
    ABrazo fuerte y mi admiración más sincera por todo lo que hace y consigues siempre.

  6. Patricio Astorga

    Hermano Ramón
    Leo tu nota,…

    Conociéndote creo que lo que necesitas es un DESCANSO, ir a un lugar SIN energía eléctrica, SIN teléfonos,  buenos libros (NO Manuales de Linux o equivalentes), mucho vino y Mujeres IDEM
    OBVIO!!!
    Al respecto, falta un link a unas fotos de tu estancia en Chile
    un abrazo (suave) cuidando al enfermo
    Desde CHILE
    Pastorga

  7. Ramón Autor

    Hermano Patricio, gracias por tu energía positiva, tus buenos deseos y tu gran corazón.  Ahora estoy en mi casa de Málaga, intentando recuperarme pronto.  Abrazo fuerte desde Rincón de la Victoria

  8. Temo

    Hola Ramón, me encontré con tu historia casi de casualidad y meconmovió mucho lo que te sucede.
    También veo que esto viene dese el 2011, espro no llegar tarde para una recomendación.
    Hace tres años tomé un diplomado de biomagnetismo y otras “técnicas alternativas de sananción” en la Universidad de Chapingo, acá en México.
    He estado trabajando con una técnica llamada EFT la cual posiblemente conozcas y tal vez no.
    Sin embargo te dejo el enlace para que la pruebes y valores por tí mismo que tanto te puede ayudar.
    http://www.youtube.com/watch?v=F0tf5mQQROA
    Los testimonios son impresionantes y la técnica no es inavasiva en absoluto.
    Espero me digas si lo usaste y como te fué.
    Saludos

    1. Ramón Autor

      Gracias Temo, desconocía dicha técnica y espero poder ver el video así como leer más sobre la misma pronto. Gracias mil por tus consejos y preocupación.
      Saludos cordiales,
      Ramón

Deja un comentario