Hace poco más de seis meses, justo el día 23 de julio, cuando iba de mi trabajo a una actividad formativa, tuve la desgracia de sufrir un pequeño percance, tuve la desgracia de estar parado en una retención en el puente Quinto Centenario de Sevilla, sin que el conductor que venía detrás se percatara y me impactara.  Hasta ahí, algo relativamente normal, algo que suele sucederle a mucha gente, y más en ese puente.  Lo que viene detrás es realmente lo no deseable, ya que he pasado de tener muchos planes, muchas actividades en paralelo, una relativamente gran energía a diario, a justo lo que vengo sufriendo en estos meses.  Solo hay que ver mi blog, antes actualizaba a diario, en ocasiones incluso varios posts diarios, ahora, es rara la semana que escribo más de 3 o 4 (la pasada ni siquiera eso).  Hay días como hoy, que desde las 8:00 estoy sufriendo dolor cervical, por lo que no me concentro, estoy más irritable de lo normal con lo que lo sufren mis allegados, ….  El cambio que he experimentado también afecta a mi energía diaria, es raro el día que no llegue el atardecer y no esté "reventao", como me dicen los [email protected], parece que sobre las 20:00 desconectara o me "viniese abajo".  Hasta julio realizaba deporte a diario, desde el accidente no puedo realizar actividad deportiva alguna, tanto por prescripción médica como por el empeoramiento que me provoca, y ya ni corro ni juego al baloncesto ni a ninguna otra actividad a la que me inviten.  Por no hablar de mi máster, ese que con tanto sacrificio e ilusión afrontaba. Ahora, habiéndome perdido sesiones presenciales, habiendo disminuido mi poder de concentración, y participación en algunas de las tareas que mis compañeros han realizado sin mi ayuda me imposibilita alcanzar todos los conocimientos y experiencias que tanto hubiese deseado.

Es triste sufrir cualquier accidente, es frustrante que además un pequeño percance me haya provocado importantes cambios en mi vida, pero aún lo es más comprobar como el sistema está tan acostumbrado a la "picaresca española" que te aplican un procedimiento estándar y "a huir". Tras 60 días de baja, los servicios médicos de la mutua de trabajo "FREMAP" me dan el alta porque según ellos: "es probable que pueda tener dolor, pero no hay pruebas que puedan decir una cosa o lo contrario, además un primer paso es asumirlo".  A todo esto, yo llevo meses sufriendo dolor cervical, hay cosas que no puedo hacer, como estar muchas horas sentado, pelar verdura de pie o fregar platos, el dolor es tan intenso que no puedo estar más de unos minutos fregando o pelando, ¿es normal?  Incluso para ejercer mi profesión tengo problemas, ya no solo porque viajar es ahora un suplicio para mí, sino porque además, o me siento delante del ordenador de una forma muy concreta o sufro un montón, y…. lo que es peor, ya no puedo pegarme muchas horas delante de un pc como hacía antes.

Es evidente que cada persona es un mundo, que existe mucho fraude a las compañías de seguro y a las mutuas de trabajo, pero de ahí a aplicar un procedimiento estándar de "máximo 60 días de baja y a huir" pues … como comprenderéis es muy desagradable.  Más cuando hasta ese momento, el trato en la Mutua ha sido impecable, con todo tipo de pruebas médicas, una atención inmejorable y sin casi esperas, medicación gratuita, un montón de sesiones de rehabilitación,…  Afortunadamente nunca había necesitado los servicios de una mutua del trabajo, y lo cierto es que me han dejado alucinado, tanto en atención, como servicios, medios,… por eso es una pena que al final, todo se limite a un periodo estándar y no personalizado.

Como los dolores no cesaban, tras el "alta" visité un especialista, y este doctor constató que tenía varias lesiones cervicales, algunas tan evidentes como que entre dos vértebras cervicales en lugar de la separación estándar de 3-4 º, exista una de casi 15º,  e incluso me recomienda como una posible solución una intervención médica, denominada rizolisis, que pudiera acabar o al menos mitigar mis dolores,  y.. sin embargo, estoy dado de alta.

Se da incluso el caso de que ese accidente que sufrí estaba cubierto por 3 tipos de seguros o aseguradoras, por un lado la mutua del trabajo de mi empresa (al ser un accidente in itínere), la de la compañía del auto que me golpeó y que reconoció toda la culpabilidad (linea directa) y la de la póliza de responsabilidad civil de la actividad formativa a la que me desplazaba.  Pues… como os cuento, la MUTUA muy bien hasta que me dieron el alta, sobre la compañía de seguros está en manos judiciales y a la espera de recibir al médico forense, y a la que cubría la actividad formativa, mejor lo dejo para un siguiente post, porque esos si que son para dedicarles uno o dos posts y mejor dar todos los detalles. Han pasado más de 6 meses, y de tener una vida intensa, tanto en el plano personal como profesional, he pasado a sufrir numerosas limitaciones (no puedo hacer cualquier actividad física, no puedo incluso hacer una vida doméstica plena, profesionalmente me encuentro muy limitado, ya no participo en tantos proyectos, formativamente no estoy cubriendo todas mis expectativas,… y sigo sufriendo 🙁  y… teóricamente debería estar más que cubierto.

Realmente no conozco términos judiciales ni médicos, pero si es cierto que me siento muy molesto con las compañías de seguros y con todo lo sucedido que parece no tiene fin.  Antes del accidente disfrutaba de una calidad de vida realmente envidiable, realizaba deporte a diario, viajes con mucha regularidad, cursaba -he tenido que interrumpir mis clases- con un alto grado de satisfacción y reconocimiento por parte de compañeros y profesores el Máster Executive MBA y mi vida profesionalmente era plena, con bastante reconocimiento, asistencia a congresos y jornadas nacionales e internacionales en las que participaba en calidad de ponente y experto,…. ahora no puedo realizar una vida normal, no puedo sentarme con regularidad ni prolongación delante del ordenador, no puedo realizar esfuerzos físicos, ni viajar, ni asistir como quisiera a clases, ..  con regularidad sigo sufriendo mareos y dolores intensos,…

Este post sirva un poco de disclaimer, por si últimamente no participo en tantos proyectos y actividades como me gustaría, especialmente los de mis compis de Iniciativa Focus, no aporto tanto como debiera a mi empresa Emergya, e igualmente a partir de media tarde solo estoy a "mediogas", algo que casi me recuerda a diario mis amigos.  Y por otro lado, disculpas para todas aquellas personas que no me conocen o conviven conmigo a diario y han tenido que tragarse este "rollo".

A todos gracias por ayudarme, por comprenderme y por apoyarme.

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

17 commentarios

Rafa (AE) · 02/02/2011 a las 5:35 PM

Ramón, siento realmente verte así amigo.

Sinceramente espero que evoluciones favorablemente sin tener que pasar por esa intervención aconsejada y que retomes tu ritmo diario lo antes posible, para alguien que se implica y se ilusiona como tú lo haces con cada proyecto (aunque peques de hiperactivo alguna vez que otra :P), el verse privado de ese ritmo de actividad tiene que ser peor que el mismo dolor propiamente dicho.

Así que un gran abrazo, espero verte repuesto pronto y que todo quede en un mal recuerdo.

Cuidate,

R. CH.

Ramón Ramón · 02/02/2011 a las 5:54 PM

Gracias amigo mío, me da mucha alegría saber de tí, espero todo bien, ya sabes que siempre guardo grandes recuerdos de tí y de tu enorme trabajo en Acción Estudiantil – Focus. Un fuerte abrazo amigo mío

Beatriz Morales · 02/02/2011 a las 7:02 PM

Ramon,espero que te recuperes pronto de esta dolencia..que es bastante molesta y requiere mucho tiempo por desgracia…te mando todo mi apoyo desde la isla y confio en que puedas volver a la cabeza de todos tus proyectos!eres un icono del SL en el pais y fuera de el,por lo que no te desanimes y veras como muy pronto estas dando guerra a full!!

Hugo · 02/02/2011 a las 8:25 PM

Te comprendo perfectamente, no te conozco personalmente, pero créeme que a mi me acaba de pasar lo mismo y es como si relataras mi historia
En verano de 2010 un hombre se saltó un semáforo y tuve un choque frontal, desde entonces no soy el mismo. La diferencia es que por mi no se preocupó ninguna aseguradora y al final harto de la situación estoy con un abogado. Acabo de pasar por el médico forense y lo de los 60 días parece estandar para todo el mundo. Supongo que esto son las consecuencias de la picaresca como tu bien dices, lo que me pasa no es ningún cuento, yo personalmente lo único que deseo es estar como antes del accidente y ser el mismo de antes… ¿sería un cuento si desde el accidente a aquí he engordado más de 20 kg? no puedo hacer nada del deporte que hacía hasta el accidente, me duele el cuello y sobretodo las lumbares, casi no aguanto sentado… y de verdad, no lo sabía, pensaba que era un síntoma mío pero yo también estoy derrotado y hecho polvo al finalizar el día.  ya veo que no soy el único.
 
Bueno, sólo puedo decirte que mucho animo de alguien que te comprende e importante, te cree.

Un saludo:
Hugo

Kialaya · 02/02/2011 a las 8:40 PM

Desde aquí mi más sincero apoyo Ramón, estas cosas son horribles. Yo afortunadamente no he tenido que experimentarlo pero tengo una compañera de trabajo que recibió dos golpes igual, por detrás con el coche en menos de 3 meses.  Ya parecía cachondeo, pero no lo era, tuvo muy mala fortuna de tener dos golpes iguales en tan poco tiempo y ambos le afectaron a las cervicales. A ella menos mal que la tomaron en serio y la estuvieron atendiendo varios meses hasta que se recuperó. Espero que te recuperes, intenta animarte porque eso ayuda mucho. Espero que alguien te pueda aconsejar en el tema legal si es que se puede hacer algo para aligerar trámites.

elaleman · 02/02/2011 a las 10:34 PM

Animo Ramon
Que decirte que no hayas leido-escuchado ya mas que desearte que se pase pronto y que nos tienes ahí pa apoyarte aunque por distancia actualmente ha de ser moralmente, enga cabeza alta y al toro…

Juan Ficeo · 03/02/2011 a las 12:18 AM

Ánimo Ramón!
No saben las aseguradoras con quien se están metiendo.
Cuídate!

eduardo · 03/02/2011 a las 9:07 AM

Ya me gustaría que algunos curraran a "medio gas" como tu. Animo.

Pablo Morterero · 03/02/2011 a las 10:02 AM

Ramón, sabía de tus problemas pero no de la gravedad del accidente. Realmente es una putada además de una injustifica, pero también es cierto que se trata de una dolencia de difícil curación, porque encima como muchos abusan sobre supuestos dolores cervicales, terminan por sospechar de todos.
Siempre te he conocido animoso pero sé que el dolor es muy destructivo. Sin embargo, ¡ánimo! Vales mucho, y espero que pronto estés al 100%.
Un abrazo. Pablo M. 

Ramón · 03/02/2011 a las 10:16 AM

Estimados amigos, gracias por vuestras palabras de apoyo, creo que son la mejor manera de afrontar y seguir en este largo camino.

Gracias, gracias una vez más

Ramón · 03/02/2011 a las 10:17 AM

Estimado Hugo, conozco por lo que me cuentas y lamentablemente lo que debes estar pasando.

Méjorate en la medida que puedas, intenta olvidar el dolor, que es la única manera que creo puede combatirse, y.. ánimo, mucho ánimo.

Abrazos

Victoria (FOCUS) · 04/02/2011 a las 1:30 PM

Aunque te vi hace poco no sospeché lo que te pasaba. Es lo que tiene ser un vitalista patológico como eres tú ;-D No te disculpes por no estar al 100%, porque todo el que te conoce, en mayor o menor medida, sabe con la pasión con la que te entregas a cualquier causa y tu capacidad para transmitir ilusión. Hazme un favor: Cuídate. Un abrazo

J.Boluda · 05/02/2011 a las 2:32 PM

Un fuerte abrazo Ramón, mucho ánimo y que te recuperes lo antes posible.

Ramón Ramón · 10/02/2011 a las 9:02 PM

Gracias de nuevo [email protected] mí@s.  Lo cierto es que, aunque cada día se pone más cuesta arriba, ahí vamos, ahí vamos.  A ver si algún médico da con la tecla.
Abrazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.