España, 2 generaciones, pero una misma realidad: emigración. La propia Naciones Unidas ya lo señala: Los españoles vuelven a ser emigrantes.

Son muchos los artículos y reflexiones que nos encontramos sobre la emigración española, de como se está repitiendo la historia, y que al igual que nuestros padres en los años 60 (el mío lo hizo a Francia), ahora somos nosotros, sus hijos o nietos, los que nos ha tocado emigrar.  De hecho, en los últimos años España está viendo reducir su población de forma alarmante.

España EmigraciónEn mi caso, que durante estos últimos años parece que cada vez queda más claro que si o si tendré que emigrar, verme reflejado en mi padre, me hace reflexionar sobre nuestras situaciones.

¿Realmente son iguales las circunstancias de la España de hace 50 años y la de ahora? ¿Son las mismas circunstancias la de mi padre y la mía?

Es evidente que no, desde los medios de la época de los 60, tanto en transporte Nueva emigración españolay comunicaciones (¿Skype, viber, whatsapp,….? ¿AVE, búsqueda de vuelos por internet,…?), como posibilidades y vivencias. En los 60 muchos españoles jamás habían salido de su casa, y era en “la mili” cuando tenían esa primera oportunidad. Además, aprendían el idioma una vez que llegaban, en algunos casos incluso a leer, escribir, … Mayoritariamente eran los casados, entre 20 y 40 años (antes evidentemente los españoles se casaban mucho antes) los que tenían que emigrar obligados por la situación y la búsqueda de soluciones para mantener a sus hijos y familia.  Además dicha emigración se producía hacia países europeos, principalmente Francia, Alemania y Suiza. Ahora si emigras hacia cualquiera de esos países no vas al extranjero, según el político de turno, que también dicen cosas como que lo que haces es participar de la movilidad exterior o  vivir el espíritu aventurero.

Según el Instituto Español de Emigración (IEE)  entre 1959 y 1973 fueron más España país de emigracionde 1 millón de españoles de forma oficial (y más del doble o triple los que lo hacían con ayuda de familiares ya establecidos) los que emigraron a Europa en busca de un mejor futuro para sus familias.  Ahora las cifras vuelven a estremecernos, casi 2 millones de españoles residen formalmente en el extranjero pasando de los 1.471 del 1 de enero de 2009, a los 1.931.248 de enero de este año.

En las últimas décadas han sido muchos los jóvenes que de una u otra manera viajaban, conocían otras regiones, países, culturas,…  hablábamos de los famosos JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparado), previos a los Ni-Ni (Ni estudia Ni trabaja), la generación mejor formada y capacitada.  Y lo hacían inicialmente por estudios, placer o cultura, no por necesidad de buscar trabajo.  Ya la primera experiencia fuera del pueblo o el barrio no era la “mili” o servicio militar obligatorio.

Trabajo para universitarios en EspañaHoy, unos pocos años después, esos jóvenes que antes lo hacían por elección, complementar su elevada formación, etc. se ve abocada a repetir la historia de sus padres o abuelos: La emigración española a Alemania se dispara al nivel de hace 40 años. Hemos pasado de los “orgasmus” a Atrapados en el norte en muy poco tiempo y sin casi darnos cuenta para digerirlo.

La cuestión es que sumado al esfuerzo o situación personal de muchos españoles, la visión micro, se suma la situación y el esfuerzo colectivo, la visión macro de país.

NoNosVamosNosEchanSi esa «fuga» de universitarios se llegara a producir, «tendría un importante impacto para la economía española», sostiene Javier Noya, director del Observatorio Marca España, el órgano de estudios y análisis del Alto Comisionado para la Marca España. Emigrarían «los más preparados», explica.

Y es que, a nivel país, hay un montón de dinero invertido en formación, medios, …. generación de grandes profesionales, además muy admirados internacionalmente, que tras haber realizado el Estado (osea todos nosotros) un esfuerzo económico importante, ahora se llevan toda esa inversión, unido al talento personal de cada uno, a trabajar para el crecimiento de otro país.  Según estudios de algunos países como EEUU, se cifra en una media de un millón de dólares la inversión que hace un país en cada ingeniero que sale formado de sus universidades (evidentemente, se incluyen las etapas previas formativas y no solo la universitaria). Igualmente, según los sindicatos del sector médicos, son unos 200.000 € los necesarios para formar a un médico español. Y aún más, ¿siguen siendo españoles? parece que no: Los ‘cerebros fugados’ ya no pertenecen a España.

¿De veras que España puede soportar esta sangría humana y económica que supone la emigración? La emigración es a veces una opción personal que complementa y forma a nuestros compatriotas, pero cuando se convierte en una necesidad, la única opción, el drama personal se suma al del país: La emigración, nuestra nueva derrota económica

Nuestros responsables políticos, no sólo no asumen el problema, sino que le llaman de diversas maneras, espíritu aventurero, movilidad,… pero los que de verdad sufren esta situación día a día, a pie de una calle de un país que no es el tuyo, lo tienen muy claro: exilio forzoso.

Emigración jovenes españoles

“¡Vuestros sobres, nuestro exilio!”, claman jóvenes españoles en todo el mundo

Desde pequeño he escuchado vivencias de mi padre y de su familia, casi todos emigraron, las de otros muchos amigos que en sus casas ocurría igual, incluso tengo amigos que nacieron en otros países, y siempre pensé dos cosas: qué duro debió ser aquello y aunque con admiración yo no iba a tener que hacer lo mismo. Ahora, 50 años después y unos pocos menos de aquellas historias, me veo en una tesitura similar, o emigro o emigro.

No nos vamos, nos echan

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

12 commentarios

eulalio · 08/08/2013 a las 6:30 pm

Todo eso está claro, pero creo que hay una pequeña Gran diferencia. Lo digo por lo que puedo observar en mi entorno. De mis siete sobrinos directos (hijos de hermanos/a) Hay uno en Filipinas, otro en USA, ambos informáticos, dudo mucho que vuelvan. Para vacaciones y actos familiares. Uns sobrina vive en España, pero trabaja, por ahora, para América Latina (si sigue así ¿donde puede terminar?) Esta es arquitecta.
Y esa es la diferencia. Nuestros padres/madres no tenían títulos universitarios, eran mano de obra “sin especializar” o eran emigrados políticos (exiliados), todos ellos estaban deseando volver a España, y en cuanto podían mandaban dinero. Eso ayudó mucho a aumentar el nivel de vida de este país.
Los de ahora son gente muy especializada y preparada y que van con un cierto sentimiento de que se les tira, ¿el ejemplo de la chica de Jaen?
Tu mismo dices “nos nos vamos nos echan”. Hemos puesto este país en manos de una tribu de caraduras y sinvergüenzas, y no solo los que están ahora en el gobierno, que lo único que han hecho es pensar en su enriquecimiento y no les ha interesado ni les interesa nuestras pobrezas. Antes de que terminen tirándonos a todos y todas, tendriamos que tirarlos a ellos/as, pero a un pozo sin fondo, al mar no que contaminan.

    Ramón · 08/08/2013 a las 7:13 pm

    Hola Eulalio, el ánimo del post va en la misma línea de lo que dices, aunque me temo que no he sido capaz de recogerlo. Me expico, coincido contigo en que los que se van, ya no volverán, pues han sido casi expulsados y efectivamente, suelen ser gente muy cualificada, con mucho esfuerzo tanto de esas personas como de toda la sociedad.
    Saludos y gracias

Ángeles · 22/08/2013 a las 4:07 pm

Hola. Tienes mucha razón en tu artículo, pero me gustaría también matizar algo. Las diferencias con la emigración anterior son enormes. Nuestros padres (en mi caso tíos) llegaban a Alemania y jamás se integraban ni aprendían el idioma. Eran emigrantes porque vivían al margen, en torno a su Casa de España y con sus amigos españoles. Frases de políticos aparte, es posible que ahora irse a trabajar a Inglaterra, Alemania u Holanda efectivamente no sea “emigración” sino más comparable al éxodo de murcianos o andaluces que iban a trabajar a Barcelona o País Vasco. Es decir, es gente preparada, que se integra (todos los jóvenes amigos de mi hija que conozco fuera tienen novio o novia del país al que han ido; algo impensable en la emigración de tus padres) y que, en el fondo, se mueven dentro de lo que, para bien o para mal, ya está siendo y será todavía más un ente político más amplio (Europa) que el estado España. Y además, es mucho más fácil y barato para un español en Londres volver a España cinco o seis veces al año de lo que era para el murciano regresar a Murcia. La otra emigración, la de fuera de la Unión Europea, a Chile, Perú o Filipinas, es más dura. Pero tiene la ventaja que ha dicho Eulalio; los jóvenes que van ahí suelen ser muy preparados; la mayoría universitarios, lo cual facilita (y mucho) la integración y la comprensión del entorno al que van. Nuestros mayores lo tenían muchísimo peor cuando se alejaban tanto de España; era mucho más difícil volver de visita y tenían mucha menos formación para adaptarse al nuevo país. Esto es lógico. Uno que salga a fregar o trabajar de camarero generalmente no se va a ir a Chile donde pagan dos duros; se irá a Alemania, Londres, Suiza… El que va a Sudamérica es alguien muy preparado y que generalmente va a una empresa española o, como mínimo, extranjera, no peruana. Sé de lo que hablo; ahora estoy en Lima, aunque en mi caso voluntariamente por tener un trabajo que puedo hacer por internet igual en Madrid que en cualquier otra parte. No soy emigrante. Vuelvo cuando quiera. Pero soy también parte del grupo de personas que nos movemos trabajando, aunque en nuestro caso sea por ver mundo.
En fin, que creo que esta emigración lo único que tiene en común con la de los sesenta (afortunadamente) es el hecho de que muchos se vean obligados a irse contra su voluntad.

    Ramón · 22/08/2013 a las 4:41 pm

    Hola Ángeles, coincido al 100% con todo lo que has dicho, ahora es todo mucho más fácil, y efectivamente más o menos podemos comparar a los andaluces que emigraban a Cataluña o Euskadi con los que ahora van a Alemania, Reino Unido,… entre otras, porque efectivamente ahora están mucho más cerca con los asequibles aviones.
    Pero sobre todo , sobre todo, lo que quería recoger en el post, es que, una vez más, muchos y muchas nos vemos obligados a emigrar, y no por voluntad propia, sino obligados por las circusntancias. Además, y como decía Eulalio, con el sentimiento de que se les abandona y tira, por lo que será mucho más difícil el sentimiento patriótico de regreso.
    Saludos y gracias por compartir

Global York (@GlobalYork) · 22/08/2013 a las 4:42 pm

La emigración de por sí siempre va a existir. También en la crisis del 98 con la pérdida de Cuba y Filipinas fueron oleadas de españoles a Latinoamérica. Quizá no tenemos tanta fama como los italianos o irlandeses, quizá porque no tenemos comunidades fuertes en Estados Unidos como ellos, pero que los españoles son un pueblo migrante es claro, sobre todo por nuestra historia (pueblos contínuamente conquistados).
Creo que no se debe hacer tanto drama por una parte, donde se debe hacer es porque sea una emigración obligada y porque…¿qué va a pasar con los que se queden en España? Especialmente la pirámide demográfica se va a ver muy afectada y eso va a dar problemas económicos (mano de obra) y sociales (pensiones). Como teoría del péndulo, al final todo irá y volverá a los extremos.

    Ramón · 22/08/2013 a las 4:45 pm

    Efectivamente el pueblo español ha sido un pueblo emigrante, y ejemplos existen por todos lados, pero especialmente en toda Latinoamérica, y no solo en estos últimos años. La cuestión es la inversión pública que se ha hecho en un montón de profesionales sobrecualificados que ahora abandonan el país y por lo tanto, se llevan con ellos la inversión, el talento, la capacidad,…. y que, en muchos casos, ya no volverán.
    Saludos

@ramonramon · 22/08/2013 a las 4:46 pm

Se anima el debate entorno a la emigración en España, y la comparativa con otras épocas http://t.co/ONXAGI0I2z ¿Te animas a participar?

Barcelonés expatriado · 30/08/2013 a las 6:34 am

Hola Ramón, me gustó mucho tu post. Ahora parece que el fenómeno de la emigración se revierte en las LATAM, el continente Sudamericano está en pleno crecimiento. Yo he optado por Bolivia, y aquí hay mucho por hacer y dinero para ello. Parece difícil volver tal y como están las cosas, da rabia las directrices seguidas por los políticos la verdad.

    Ramón · 30/08/2013 a las 9:46 am

    Gracias Javier ( Barcelonés expatriado), ciertamente LATAM es el futuro, tanto profesional como personal, y yo mismo llevo ya algún tiempo valorando donde acabaré. Hace unos meses tuve la oportunidad de conocer un poquito Bolivia, más concretamente La PAz, al impartir un módulo de un Máster y lo cierto es que me dejo impresionado. Creo que es un gran país donde hay muchas oportunidades, me alegra me confirmes lo mismo que pensé yo, y ojalá podamos encontrarnos por allá pronto. Cuéntanos más sobre tu experiencia, y aún más si nos dieras algunos consejos.
    Saludos y mucha suerte

Luis Cohen Bossié · 17/09/2013 a las 4:17 pm

La verdad que la situación en España es muy muy compleja, yo soy argentino de 51 años y los últimos 18 los he vivido en allí, cuando llegué en 1995 el paro era del 21% y la situación poco a poco fué mejorando, logré insertarme profesionalmente y trabajar hasta 2011 que comenzó todo el drama que vivimos. Si uno analiza el momento mas dulce del país, económicamente hablando entre 1999-2005 con buenas tasas de crecimiento del PIB podemos ver que el paro era del 7,5 % y coincide con unos años en que el país comienza a ser receptora de población inmigrante, hasta entonces e históricamente el país fué expulsor de población. Paralelamente ahora el país tiene tal vez la generación mejor formada de Universitarios con idiomas y post grados, pero la situación a regresado a lo que fué históricamente y el paro ha vuelto a trepar hasta el 27%. Con esos datos en la mano, analizando la historia reciente y las perspectivas de futuro es muy posible que el paro estructural español se sitúe entorno al 15% lo cual es una locura, máxime cuando no tienes autonomía en el manejo de tu moneda. Por tanto es cierto que el proceso migratorio español se acrecienta ahora, pero por otra parte no es un fenómeno nuevo si uno lo analiza en los últimos 80 años y exceptuando tal vez la época del “sueño español” y para que españa no tuviese paro y teniendo en cuenta el modelo económico actual el país debería tener entorno a 32-35 millones de habitantes, es decir hay un excedente importante de población activa, prefaseando a Celia Cruz “…no hay cama pa´ tanta gente..”. En mi caso personal he regresado a mi país dejando en España mujer e hijo porque analizando el futuro inmediato y teniendo en cuenta mi edad es muy posible que pueda ser un excluído social laboralmente hablando, es muy duro tener que comenzar de nuevo, es difífil readaptarte a tu país y volver a luchar por hacerte un hueco profesiomal pero es el camino que tengo para ver de hacer algo, tener un ingreso y sentirme útil. También es cierto que el mundo en general es mas pequeño, todo es mas fácil y accesible y ello te permite estar mas “cerca” de alguna forma de los tuyos, pero en mi caso no fué una desición de aventura sino que he sido expulsado del sistema de trabajo y no fui capaz en mas de 1 año de volver a reinsertarme profesionalmente en España y ello me obligó a tomar la desición de regresar a mi país de origen; Argentina. A los jóvenes les diría que piensen en ello, si tu tienes 25 o 30 años y una profesion busca el camino, sal a conocer y trata de desarrollarte profesionalmente, España no tiene a día de hoy un modelo económico que lo lleve a crecer al 3´5 % o 4% del PIB que serían tasas razonables que de manera uniforme a lo largo de 5 o 7 años podría volver a generar empleo de forma sustentable. Suerte a todos y especialmente para ese lindo país que es España.

Juan Carlos Málaga Segovia · 13/10/2013 a las 6:56 pm

El mundo da vueltas y antes de Latinoamérica especialmente del Perú como de otros países de la región muchos latinos de distinta clases sociales migraron a una España quizás medio soberbia por lo visto ahora de un artificial desarrollo y prosperidad. Fue muy duro para ellos tanto entrar al país (maltrato desde la embajada) como mantenerse dentro de un país que los empezaba a marginar y a llamar “sudacas”. Ahora veo efectivamente cada vez más una migración de jóvenes y no tan jóvenes profesionales y empresas hacia por ejemplo el Perú un país que una vez más los recibe, los acoge, los acepta y los integra a su sociedad con toda sinceridad, sencillez como siempre fue y sin pedirles visa. Como lo fue también en toda Latinoamérica en la dura época de los 30 en España y años siguientes en los cuales hubo una también fuerte migración española hacia el exterior. Me pregunto si las próximas generaciones de españoles (y espero siempre una sola España) aprenderán la lección de que el hombre más grande es……… nadie. Es el momento de reflexionar sobre los propios errores lo aprendimos y seguimos en clases diría pero estamos avanzando a pesar de nosotros mismos muchas veces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.