Ya llegué a Santiago, y como no podía ser de otra manera, fascinante atravesar la Cordillera de los Andes, es una gran imagen, y eso que venía agotado, sin haber pegado ojo en muchas horas y habiendo estado tirado desde las 04:30 hasta las 9:00 en el inmenso aeropuerto de Sao Paulo, lo peor, no haber encontrado ninguna wifi a la que conectarme 🙁

Bueno, en Santiago, nada más aterrizar, el amigo Pancho me recogió y desde entonces pegado a él.  Poca cosa para el primer día, visita a amigos y familiares, conociendo un poco del día a día de los amigos chilenos, un almuerzo en familia, probando algunos platos típicos, una cena-copa con amigos, y … la deseada cama, que como siempre suele ocurrir, he dormido poco, y desde las 9:00 (a -2º de temperatura) conectado a la red contestando correos y mandando mensajes, escribiendo este post,… ¡una mañana de domingo!

Creo que de todo, lo más duro es dejar Málaga a 33º y encontrarme en Santiago a -2º C, eso el cuerpo, junto a la desorientación de horas, me lo está indicando.

En este día...

Categorías: viajes

Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.