Mi carta de Reyes Magos: Que vuelva uno de nuestros mejores políticos

Si es que con la que está cayendo, solo se me ocurre redactar una petición-carta de reyes magos, pero que sea de petición a todos los dirigentes políticos -desde los ayuntamientos más pequeños al de las instituciones europeas- e incluso por qué no, a los responsables técnicos que muchas veces son los culpables de nuestros males, para que cumplan la ley, para que no desperdicien este año la oportunidad que tenemos, para que los socialistas se alineen con sus ideales,…

Esa carta debiera ser simple,  pero quiero meter dos importantes añadidos, que afectan a uno de los políticos que más admiro:

1.- Cursos obligatorios de reciclaje para todos nuestros responsables políticos y técnicos, para que entiendan que es eso de la Sociedad del Conocimiento, o como mal le llaman de la Información, con este gran hombre y mejor político que ha tenido nuestro país en muchos años, al que admiro y agradezco sus constantes muestras de cariño hacia nosotros, un hombre que dice las cosas claras, cercanas al pueblo, que todos entendamos, con argumentos como los que aparecían hoy en El País: Fregonas y maletas de ruedas

“¿Por qué los arquitectos y los escultores no cobran sus derechos de autor cuando usamos o miramos los espacios y las esculturas por ellos creados y sí hay que pagar por usar o mirar las canciones o las películas realizadas por otro tipo de creadores?

He dejado este escrito para mañana y me he pasado por una frutería a comprar dos kilos de naranjas; el frutero sólo me ha cobrado por lo que he pedido y no ha tenido la ocurrencia de pretender venderme dos kilos de melones, un kilo de limones y tres kilos de manzanas, aunque yo sé que el frutero tiene un huerto en el que cultiva todos esos productos. Me ha servido lo que le he pedido y he pagado religiosamente. A continuación, he pasado por una tienda de discos y he pedido que me vendieran la canción de Joaquín Sabina, Tiramisú de limón, pero, a diferencia del frutero, el dependiente ha pretendido que le comprara 13 canciones más que, por lo visto, es toda la producción del huerto musical de Sabina en la temporada del año 2009. Y no sólo lo pretendía, sino que además quería cobrarme algo más de veinte euros por un estuche de plástico con un disco dentro. Me he negado a llevarme toda la producción del maestro, porque a mí sólo me gusta Tiramisú de limón. El dependiente no entendía lo que yo le decía y yo no entendía lo que me decía él; debe de ser que yo emigré a la sociedad virtual, que no necesita formato para disfrutar de un hecho cultural, y él sigue en territorio analógico, donde la realidad es sólo física.

2.- Y como en esta vida hay que ser ambicioso, mi petición más irealizable, se eliminen los siguientes ministerios: Cultura, Ciencia e Innovación, Educación e incluso parte de Administraciones Públicas, Igualdad, Trabajo,… y se cree un superministerio: Sociedad del Conocimiento, que agrupe todas las competencias en materia de cultura -en el más amplio sentido de la palabra y no sólo del más recalcitrante y desfasado concepto de industria cultural-, ciencia, tecnologías, innovación, y por supuesto de administraciones públicas.  No es de recibo que cuando ya se debería estar aplicando la famosa Ley 11/2007, muy pocas administraciones públicas por no decir ninguna la estén cumpliendo en su plenitud.  Y de paso,  si la señora Eva Almunia deja su puesto por toda la que está liando hipotecando el futuro de nuestros escolares, privándoles de todos estos beneficios, enfrentándose a los principios del PSOE y de la propia Leire Pajín, vulnerando la LAECAP y la Ley de Contratos del Estado aprobadas en las Cortes, pues… el sueño sería completo.

Al igual que mediante una correcta planificación, visión de futuro, de Sociedad más justa, igualitaria, formada, libre,… España no solo saldría de esta crisis, sino que asumiría el liderazgo que viene reivindicando desde hace mucho pero que no encuentra.  ¿Imagináis a España como referente mundial de la Sociedad del Conocimiento? ¿como modelo de un nuevo modelo social y productivo?

Lo más triste es que, hemos tenido oportunidades, las siguimos teniendo, podemos salir de esta crisis, una crisis de oportunidades, de falta de ideas, de innovación, provocada por la reutilización de ideas y modelos que no funcionan, y no quedarnos en simples intenciones,…. por todo eso y porque somos muchos los que te admiramos, ¡amigo y referente mundial del software libre regresa!

Algunos artículos suyos o relacionados con D. Juan Carlos Rodríguez Ibarra:

Juan Carlos Rodríguez Ibarra sigue en el camino

¿Existe la neutralidad tecnológica?

Rodríguez Ibarra reafirma su compromiso con el Conocimiento Libre

En este día...

8 comentarios en “Mi carta de Reyes Magos: Que vuelva uno de nuestros mejores políticos

  1. Igualmente me sumo a esa petición. He tenido el placer de conocer a este hombre en vivo y es de los pocos que no solo piensa lo que dice si no que tambien dice lo que piensa y lo defiende a capa y espada.

  2. Pues como decía el otro, quien no llora no mama. Y esto no es llorar, simplemente es que estás pidiendo (a lo que me sumo) que se racionalicen muchas competencias que están dispersas por ahí.
    Si racionalizamos esas competencias, el gasto público será más eficiente 😉
    Cosas de ser muy pragmático, miro mucho la pela 😉

  3. Pues… a ver si por pedir, por desear lo que la ciudadanía nos merecemos podemos lograr algo, no? Y por supuesto, efectivamente Esteban, hablamos también de ahorro de gasto público y en gran cantidad.
    Abrazos

  4. Yo me uno a tu petición. Desde que se ha ido, el nivel en cuanto a Sociedad de la Información y las TIC’s ha bajado de manera considerable.

  5. Aunque no comparto esa pasión, aparentemente sin matices, hacia el sr. Ibarra (me gustan de él muchas cosas, pero unas cuantas no), creo que haces muy bien en hacer la propuesta de su vuelta (porque otra cosa no, pero valor para dar capones –que falta hace- tenía y sigue teniendo). Por cierto no sé si has visto la respuesta de Víctor Manuel en El País de ayer creo (es francamente desagradable ver según qué cosas en según quienes, porque los que fueron y defendieron a los obreros son hoy otra cosa muy distinta).

    El artículo tiene para mí un transfondo estupendo para la discusión y es precisamente lo que propone David Bravo: discutirse la propiedad intelectual desde su base: “¿Acaso cuando alguien compone una balada, de cuya autoría reclama la propiedad intelectual, no está creando algo sobre creaciones anteriores o contemporáneas a él? ¿No hubo antes que él alguien que escribió la primera balada de la historia?” Si eso lo aplicamos al software solo podemos sonrojarnos (¿verdad?) y recordar el “intento” de patente de Microsoft sobre el dobleclick. Cuando el Project Natal sea una realidad patentarán girar la muñeca para subir el volumen… amos hombre.

    Por cierto no sé yo si los SuperMinisterios sirven para algo como no pongas un supercojoministro al frente: quizás Ibarra 😉

    Un saludo, Jaume.
    http://www.solucioncrisis.com

  6. Hola Jaume, gracias por tu aportación, efectivamente proceso mucha admiración por el Sr. Ibarra. Creo que motivado porque además de como dice las cosas y su siempre valor en decir las cosas, es que he tenido la oportunidad de coincidir con él en varias ocasiones, y es una persona admirable.
    Por supuesto, tengo claro quien podría ser ese superministro 😉
    Abrazos

Deja un comentario