Realizar backups de tus datos y configuraciones son imprescindibles, la herramienta que se use puede marcar la diferencia.

Como todos sabemos, hacer copias de seguridad es imprescindible. Y muchos de nosotros las hacemos con regularidad, pero ¿qué pasa cuando necesitamos recuperar las copias de seguridad? ¿Funcionan tal y como esperábamos? Para responder a esa pregunta deberíamos hacer la prueba: backup linuxhacer un backup y luego recuperarlo, tal y como haríamos cuando el sistema no funciona… ¡y seguramente nos llevaríamos más de una sorpresa! Porque a veces nos faltan archivos que no pensábamos, configuraciones, etc. Hacer un buen plan de backup no es fácil 😉

En el caso de Linux tenemos la suerte de que existen muchas herramientas libres de calidad para hacer backups; excelentes programas visuales, sencillos y muy flexibles como Back In Time o fwbackups. Pero ¿y a nivel de servidor? Muchos de nosotros tenemos servidores y tienen características únicas que requieren soluciones más específicas. Para estos casos tenemos Amanda, una herramienta muy potente para unificar backups de diversos hosts en un mismo lugar. Al hacer backups de servidores Linux, si quieres que recuperarlos sea fácil y rápido debes tener en cuenta no sólo la información que quieres guardar (archivos) sino también toda la configuración (crontabs, usuarios, paquetes instalados…) porque es posible que tengas un servidor muy preparado y que cuando intentes restaurarlo no funcione porque faltan muchas configuraciones. ¿Qué pasa en ese caso?

Imaginemos que tenemos un servidor en producción y éste falla (se estropea el disco, sobretensión, etc.). Tenemos un backup del día anterior y otro servidor Software Libre Backupdonde recuperarlo. Volcamos el backup pero comienzan a surgir problemas: falta una configuración específica de iptables, faltan usuarios y sus crontabs, los ficheros tenían permisos de usuarios que no existen, teníamos paquetes que no están instalados… Si queremos recuperar el servidor rápido, debemos hacer un backup también de toda la configuración. Eso lo podemos conseguir con herramientas que hacen copias de discos duros al completo como Clonezilla. Tenemos que tener algunas cosas en cuenta: no todas hacen backups incrementales (con lo cual, el proceso es más largo y consume más recursos), y además el disco donde se restaura debe tener ciertas características (normalmente, ha de ser igual o más grande que el original).

Otra solución sería utilizar un híbrido: una herramienta que hace copias de seguridad de servidores Linux pero guardando buena parte de las configuraciones del mismo como Bera Backup (Backup Easily and Restore Anywhere), una herramienta liberada por PortalProgramas bajo licencia GPL. Su principal ventaja es que permite hacer backups programados con cron, backups incrementales y los puede recuperar fácilmente desde un servidor remoto. Tiene un tutorial del proceso de migración, de cómo hacer copias de seguridad y también otra para restaurarlas.

De herramientas libres para hacer backups hay muchas y muy variadas, tantas como casos. Lo importante es primero saber qué es lo que necesitamos porque seguro que hay una herramienta que permite hacerlo. Recomendamos tener muy claro cómo de importante es la información, y hacer un plan para que se hagan backups incrementales periódicamente y de forma automática (porque así nos podemos olvidar de hacerlos). Y además, muy importante, en un disco externo. Porque se trata de minimizar todos los riesgos, y de esta forma lo que pueda afectar al sistema original, no afectará al backup.

¡Y recordad hacer ahora mismo un backup de vuestros datos!

Aquí tenemos un vídeo de cómo funciona Bera:

Enlace de descarga de Bera Backup

En este día...


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twittear
Compartir
Compartir
WhatsApp
Buffer