Ciudadanos toma en España el relevo de UPyD (Unión Progreso y Democracia), creado por Rosa Díez, exdirigente del Partido Socialista, en lo que a intención de voto se refiere.

En los últimos sondeos, Ciudadanos colmaría casi el 7,3% de los votos, lo que supondría más de 2 millones de “confianzas” electorales, quedando como la cuarta fuerza política del país.

¿A qué se debe este aumento? ¿políticas de izquierdas o derechas? ¿dónde se posicionan? ¿cuál es su vivero de dirigentes? Preguntas todas para resolver en una tesis que no es nuestro caso, pero sí ver algunos puntos de su reciente ascenso.

Dirigentes venidos de otros partidos políticos, tanto de derechas como de izquierdas, de políticos con un peso muy estructural dentro de sus partidos pero sin fuerza para realizar el cambio deseado dentro de sus estructuras, como es el caso de Luis Salvador, Senador del PSOE, que abandonó su escaño de Senador y el PSOE para enrolarse en el Proyecto de Albert Rivera. Ambos con perfiles muy similares: ideólogos y con un hueco especialmente importante en los medios de comunicación y en programas televisivos, en el caso de Luis Salvador en “El Gato al Agua” con una alta cuota de televidentes de perfiles políticos muy variados.

Con lo cual, aquí tenemos el primer símbolo o estrategia que siguen para llegar a las masas: los programas tertulianos como escaparate. Una estrategia similar en Podemos y que ambos intentan controlar los medios como “arma”. Ambos utilizan el término corrupción para avalar sus teorías, y que al ser partidos o movimientos o plataformas de reciente creación, aun pueden jugar con el sentimiento de “manos limpias” que es lo que exige la sociedad actual española en sus políticos, aunque lo que realmente llega a los electores es la nueva definición y concepto de: otra forma gobernar es posible.

Al igual que UPyD se posicionan en el Centro, sin barajar teorías de izquierdas o derechas, aunque en sus programas incluyan medidas de izquierdas y derechas para recopilar votos de ambos bandos, aunque la sociedad española actual tiene muy desgastada los conceptos y actualmente ha quedado en un segundo plano muy generalizado.

El gran aumento de votantes de Ciudadanos provienen de la derecha, de aquellos votantes que ya no creen en las políticas y los engaños del PP. Su política económica, basado en modelos escandinavos, hace que quieran arañar y captar más votantes de derechas y de esa bolsa grande de abstención que lucha contra el sistema que dan los sondeos.

El nuevo plano político español se rompe con los dos partidos: Podemos y Ciudadanos. Cada uno con sus peculiaridades y captadores de electores de forma diferentes, aunque ambos se presentan como única opción o alternativa para cambiar el actual sistema político, lleno de corrupción e ineficaz para la gran mayoría de la población. Podemos se nutre de votos de gran parte de la abstención y votos de castigos al PSOE y a IU, a la izquierda. Por el contrario, Ciudadanos se nutre de un nuevo modelo de electorado, con unos parámetros muy definidos y la gran mayoría de votantes del PP, de aquellos que se situaban más en el centro-derecha y que ahora han visto en el partido de Albert Rivera un movimiento capaz de dar soluciones y respuestas.  A estos votantes de centro-derecha también les ha acompañado aquellos votantes de centro-izquierda del PSOE y votantes de UPyD. Sin duda alguna, Movimiento Ciudadano está dando cabida a toda esa “casta” que estaba perdida y que no se identificaba con Podemos, aunque su forma de actuar puede ser similar, ya que el fin de ambos es acabar con el bipartidismo existente en España y con la ineficacia del sistema político actual.

Tal es el aumento de Ciudadanos en España, que las últimas encuestas ha hecho que busquen a marchas forzadas posibles candidatos que acepten someterse a unas elecciones primarias. Tiene que dar cabida a tomas las demandas sociales actuales de su electorado y el adelanto de elecciones en Andalucía ha acelerado el proceso de captación.

A diferencia de Podemos, este Movimiento (Ciudadanos) rehuye de los populismos, quieren marcar una diferencia clara respecto a ellos, aunque sus mecanismos de llegar a los electores suelen ser los mismos: las redes sociales y los medios de comunicación.

Su líder, Albert Rivera, ha sabido ganarse al resto de España con su posición en el tema de Cataluña, un tema áspero pero que ha ganado adeptos tanto dentro como fuera de Cataluña, aunque hay territorios inhóspitos como el caso de Andalucía, que debe tener conocimiento de la idiosincrasia de dicha comunidad para no caer en derrotismos con comentarios realizados en una comunicación política en esta comunidad, al referirse a las ayudas y subvenciones del sector pesquero en Andalucía, que más tarde tuvo que explicar y rectificar. Son errores que los asesores políticos del líder no pueden ni deben cometer a un mes de unas elecciones autonómicas en Andalucía.

Por todo, Ciudadanos se presenta como la alternativa a todos aquellos votantes huérfanos de representación y cansados de extremismos y corrupción y que necesitan la seguridad de un partido que capte todas sus demandas reales.

Artículo escrito por José Antonio Díaz

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada
C.A.P. por la Universidad Complutense de Madrid
Técnico Superior Deportes

En este día...


José Antonio Díaz

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada C.A.P. por la Universidad Complutense de Madrid Técnico Superior Deportes

1 comentario

Jose · 27/02/2015 a las 10:46 am

Creo que la posibilidad de que Ciudadanos se convierta en la tercera o la segunda fuerza política depende en mucho de los medios y no de las acciones de cada uno de los políticos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twittear
Compartir
Compartir