En los penúltimos 6 años Andalucía se había convertido en una potencia TIC, tanto por el considerable ahorro, más de 200 millones de euros, como porque éstos pudieron invertirse en nuevos servicios, mejores empleos, más innovación,… sino porque además, estaba exportando conocimientos.  Así, muchas de las empresas que habían surgido al calor de la política de la Junta por la independencia tecnológica y la creación de empleo de alta cualificación llevan años implantado soluciones en otras regiones y países. La marca Andalucía ya no solo era referente de software libre, y por lo tanto de todos los beneficios que ellos conlleva, sino también se había convertido en un referente de innovación tecnológica, de gobierno electrónico y de empresas con un alto grado de madurez.  Sin embargo, una vez más, nuestros responsables políticos y técnicos nos abandonan y se suman al despilfarro, apuestan por las fotos con grandes multinacionales tecnológicos y a ser esquilmadas por éstas, total, es dinero público.

Decía penúltimos, porque desde hace uno parece que los responsables técnicos con el beneplácito de los políticos se hayan propuesto deshacer todo lo construido, y desde entonces todo es DESTRUCCIÓN, como así lo denuncia Andalibre, la asociación que representa al sector, a un montón de empresas andaluzas y a cientos de profesionales que ahora pueden quedarse en la calle:

Junta de Andalucía, Microsoft y Oracle: el timo de la estampita a un pueblo empobrecido (parte I)

…La  crisis económica y política que atravesamos, la mayor desde la postguerra, … ha profundizado la brecha entre por un lado una ciudadanía y tejido económicos empobrecidos, y por otro unos gobernantes que en sus poltronas parecen seguir viviendo ajenos y distantes a la extrema gravedad de la situación.

En  este  contexto,  desde  Andalibre  nos  vemos obligados  a  denunciar  la  actual política tecnológica y económica pública que parece tener su origen en el último cambio de presidencia en el Gobierno Andaluz. Recientemente esta política se ha visto plasmada en la firma del mayor acuerdo de compra de licencias de software privativo jamás realizado por nuestros  gobernantes:  más  de  23  millones  de  Euros a  favor  de  las  multinacionales estadounidenses Microsoft y Oracle,  adjudicados a dedo y a escondidas del Parlamento y la ciudadanía. …

Un total de 23 millones de euros de nuestros impuestos derrochados en licencias, o casi mejor, estampitas, que simplemente les autorizan a usar un software absolutamente innecesario por haberse visto superado tecnológica y competitivamente por las alternativas libres y gratuitas que lo reemplazan en su totalidad.  23 millones de euros que bien invertidos podrían haber servido para salvar vidas en nuestros hospitales o en nuestras carreteras, haber cuidado de nuestros  mayores  y  discapacitados,  haber  contribuido  a  educar  a  nuestros  hijos,  o, sencillamente habernos permitido a las muchas empresas y profesionales del software libre andaluz crear, como hemos ya demostrado saber hacer, decenas de miles de puestos de trabajo cualificados, riqueza local y por ende mayor recaudación de impuestos aquí en vez de en Irlanda o esos otros paraísos donde se alojan fiscalmente las multinacionales referidas.

Una vez más un dispendio público de 23 millones de euros en derroche de nuestros escasos y valiosos impuestos, que, para mayor incongruencia, coincide en el tiempo con la petición de rescate financiero que el gobierno andaluz se ha visto obligado a solicitar a Madrid (FLA) por falta de fondos para sufragar su día a día. Un acuerdo que supone la exclusión de nuestras empresas y el último clavo en el ataúd de la tan cacareada  iniciativa  política  del  Gobierno  Andaluz  en  pro  del  software  libre.  …

En octubre del año pasado, ya en plena crisis, se prefirió dejar de lado el empleo local y las empresas andaluzas y comenzar con la esclavitud (más de 100 millones de euros iban a ser gastados, que no invertidos en una multinacional alemana); posteriormente en marzo de este año se afianzaba esta apuesta sin fisuras por el derroche y el gasto público en detrimento de la sanidad, educación o servicios sociales, mediante un adelanto de 12 millones de euros en un acuerdo mucho más amplio que ahora comienza a visualizarse y que, sin lugar a dudas, esclavizará a Andalucía de por vida y sus maltrechas arcas públicas.

Me temo que lo siguiente serán nuestros escolares los que también dejaran la libertad por la adicción, pues de una u otra manera debe ser parte de esta enorme traición a la ciudadanía andaluza, a sus empresas, a su futuro, progreso,…

En Andalibre apuntan a un cambio de visión política tras el cambio de gobierno, otros en barrapunto realizan acusaciones mucho más fuertes:“Está claro que han circulado maletines y comisiones, vamos es que esto sería para rodar por el suelo de la risa si no significase el atraco que significa”

Sensación de atraco, corrupción, estafa a la ciudadanía, … lo que está claro es que por respeto a la ciudadanía andaluza en particular y a la Sociedad en su conjunto, algún dirigente político debiera decir a qué se debe este despropósito. Más si como dice Andalibre, el acuerdo se ha realizado de espaldas al Parlamento, pues hablamos de la destrucción de un montón de puestos de trabajo, de empresas andaluzas y lo que aún es peor, el futuro de esta región, que hasta hace muy poco era un referente y un modelo a seguir y que ahora, a pasos agigantados pretende regresar a la edad media.

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

5 comentarios

manuel cortes · 10/12/2012 a las 2:34 pm

desde ANdALIBRE se denuncia lo que ellos hacen…..acaso esos cientos de millones repartidos a dedo, no se repartían y se siguen repartiendo, A DEDO, entre empresas con contactos políticos??

nos tomáis por tonto a los ciudadanos andaluces??…de ahí viene la pobreza de andalucía….de repartir dinero público entre empresas poco rentables y profesionalizadas, que vivían y viven del cuento de las subvenciones……

si las empresas de ANDALIBRE fueran profesionales, rentables y viables, no necesitarían vivir del cuento de subvenciones……A DEDO.

    Jose Rafael · 11/12/2012 a las 7:11 pm

    Es una lástima, que tras terminar la campaña electoral se siga usando el manual de uno de los partidos políticos que ahora no gobiernan para desprestigiar a las empresas andaluzas. Necesitamos empresa del conocimiento y no tanto lector de manual político. Necesitamos una auténtica política industrial en Andalucía y la necesitamos ya; con una visión a largo plazo y que no cambie como una veleta.

    Algunos son don erre que erre, pero ya estamos cansados. Claro que hay que apoyar a las empresas locales, por supuesto. En eso consiste una política industrial en ser capaces de pilotar el desarrollo económico de un territorio.

    Por tanto, un doble mensaje por mi parte:
    a) a las empresas de software libre: adelante, estáis en el buen camino. La administración está poco a poco sucumbiendo a los cantos de sirena de las grandes corporaciones; cuando lo que necesitamos en apoyar el tejido industrial andaluz.
    b) a los que se leen un manual de campaña y lo repiten como un mantra: que los andaluces no somos tontos ni tontas, que ya estamos hartos de ustedes. Y Andalucía será gobernada por quien los andaluces digan en cada momento y debéis aceptarlo. Basta de insultos y descalificaciones; por cierto, a los señoritos de mi pueblo (a los que tiene el dinero de verdad en Madrid y Suiza) nunca les decís nada de su responsabilidad histórica en el desarrollo de mi pueblo.

    Saludos y muchos ánimos

Pedro · 11/12/2012 a las 6:27 pm

Pocas son las empresas tecnológicas que viven de la Junta de Andalucía, y muchísimo menos en Andalibre, que la mayoría tienen sus clientes en el sector privado. Además y sobre todo porque por el tamaño de las empresas (la mayoría menos de 15 empleados) siempre ha sido muy difícil poder acceder a los contratos públicos de la Junta de Andalucía.

Además de que ANDALIBRE no cuentan ni con un euro de subvención, ni con infraestructura que sería lo deseable para cualquier asociación.

Saludos

Paco Montes · 15/02/2013 a las 9:28 am

Artículo demagogo hasta decir basta, en el que se miente indicando que el software libre supera tecnológicamente al privativo (hay áreas en las que sí y otras en las que no, y particularmente a Oracle no lo supera nadie como gestor de bases de datos, ni privativo ni libre) y no se mencionan los numerosísimos costes “ocultos” de la implantación de software libre (de hecho en Extremadura en muchos ámbitos ya se están cuestionando si les mereció la pena el intento, porque le ahorro se ha diluido en horas de consultoría y gestión del cambio).

No se puede ser tan radical en la vida, “hay grises”. Cierto es que en muchos ámbitos se puede usar software libre sin pérdida alguna de características ni productividad. Pero en otros ámbitos (y las bases de datos son uno de ellos), hay alternativas privativas como Oracle que para grandes volúmenes de información (como los que maneja la Junta) no tienen rival.

Eso por no mencionar que la supuesta “gratuidad” del software libre se debe a millones de personas que están ofreciendo desinteresadamente su trabajo gratis para que cuatro empresuchas de consultoría en software libre locales se aprovechen de su trabajo y se lucren con ello. Esto sería inimaginable en ningún otro sector (es como si el panadero da el pan gratis y luego el del bar te cobra 3 euros por una tostada de ese pan que ha conseguido gratis).

    Ramón · 15/02/2013 a las 10:36 am

    Me temo Paco Montes que tenemos visiones bastante distintas, igual por las diferentes fuentes de información o directamente por el ámbito en el que nos movemos. Realmente existen alternativas a Oracle, más cuando en la mayoría de ocasiones, las soluciones de Oracle, y en la Junta es un hecho, están usadas muy por debajo de sus funcionalidades-potencia. El sistema por ejemplo, por citarte uno solo, de gestión de dni electrónico de Argentina funciona exclusivamente con software libre.
    Yo no suelo hablar de la “gratuidad” del software libre, sino de las ventajas que aporta, así como que crea empleo de calidad en la región, y a diferencia del privativo, la inversión queda en la zona.
    Si que coincido al 100% que gran parte del software libre se crea gracias al trabajo de muchas personas que dedican su tiempo a construir software de calidad y a aportar conocimiento, mientras que las empresas de software privativo solo busca la creación de clientes cautivos.
    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twittear
Compartir
Compartir