De redes, conexiones, cortes, intereses y acceso a la Sociedad del Conocimiento

Justo hoy, cuando se aprueba un anteproyecto de la famosa Ley de Economía Sostenible, una ley que debía servir a España para abanderar la innovación, el progreso, el avance,… el cambio del caduco modelo productivo, y que se ha convertido en exponente de lo que no se debe hacer con la ciudadanía, la desviación de un global, de un posible montón de temas y avances a un pequeño pero de gran transcendencia apartado: Se aprueba hoy la ley que permitirá cerrar y bloquear webs con autorización judicial, debemos seguir reivindicando una Red Libre.

Con un manifiesto impecable, al que me sumo completamente, con afirmaciones valientes, rotundas, sin lugar a posibles e interesados equívocos, en defensa de una Red Libre:

Defendemos la democratización de la cultura porque la creación la hacen las colectividades a través de determinados individuos y no al revés, como se suele pensar. Consideramos que el sistema de royalties que sólo beneficia a unos pocos es injusto, tanto para las patentes científicas como para la expresión de la creatividad humana. Por eso creemos que no se trata de que los autores cambien de amos. La cultura libre debe estar inserta en un movimiento colectivo que vaya más allá de las rentas de un tipo u otro de empresario. Son muchos los creadores que se definen como trabajadores de la cultura y aspiran a una remuneración que les permita mantenerse y no a seguir ganando más allá del esfuerzo realizado. El problema no radica en cómo seguir cobrando derechos, sino en la manera de hacer que las contribuciones intelectuales, artísticas o científicas pertenezcan realmente a toda la sociedad y no sólo a quienes tienen el privilegio de explotarlas….

Para reivindicar Internet como un derecho, no como un eslogan publicitario, es preciso incluirlo dentro de lo público, como la educación o la sanidad, y no dejarlo en manos de proveedores privados que pueden acabar con la neutralidad de la red al margen de la legislación sólo con aumentar el coste de subir contenidos. Sabemos que en nuestras sociedades entregadas a la privatización es una reivindicación difícil, pero necesaria y un gobierno que realmente represente al pueblo que lo ha elegido debería ser capaz de llevarla a cabo.

…..La política de las multinacionales del entretenimiento ha ido dirigida a un solo objetivo: expoliar a la Humanidad de su patrimonio cultural. El cambio en el modo de reproducción de las creaciones podría suponer un avance para todos. Quizá no sea fácil. Pero, por una vez, no es mucho más difícil que prohibir y castigar. Se trata de recuperar la red para todos los seres humanos y no para las grandes empresas que cada día se adueñan de ella un poco más

Manteniendo mi constante duda, una simple reflexión en voz alta ¿Cómo es posible que cualquier persona que se sienta de izquierdas no defiendan este manifiesto?

Pero es que además, por muchos informes que nos intenten vender, nos encontramos con un problema de igual transcendencia Las dos Españas de la era Internet: Existe una amplia brecha digital entre los ciudadanos dependiendo de su región de residencia y es que claro, mientras unos defendemos el acceso libre a la red, sin cortes mercantilistas, sin freno al progreso tecnológico, por una cultura libre,… otros se encuentran con que el principal problema no es sobre contenidos, sino sobre el acceso previo (aunque luegan puedan ser víctimas del corte porque sean tachados de “progres tecnológicos”, “piratas”, “libre pensadores”,… o Dios sabe que otra expresión buscarán): “En nueve comunidades autónomas no cuenta con acceso a Internet ni la mitad de la población”

En la Red sigue la movilización, cerca de 204.000 usuarios de facebook se han unido al grupo: Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”, casi 9.000 personas han firmado la petición de En defensa de los derechos fundamentales en internet, ….

El debate está hoy más vivo que nunca, en medios, en la Red, en bocas de la mayor parte de la ciudadanía, que ahora si es tecnológica, de una u otra manera ¿cómo es posible sacrificar el futuro de la ciudadanía en su conjunto en favor de unas pocas personas, mercaderes o tratantes de la cultura y defensores de injustos diezmos de otras épocas? Sigue vigente mi reflexión de hace meses: Falsa Cultura Vs Resultados Electorales

Y como no, esta increíble afirmación: «Para reivindicar internet como un derecho, no como un eslogan publicitario, es preciso incluirla dentro de lo público, como la educación o la sanidad»

Actualizado, 8-01-2010, a las 14:44

Aprobada la ley, y según nos cuentan en 20 minutos con bastantes garantías: ya que no sólo la cerrará un juez, en la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, sino que en la comisión habrá además representantes de la comunidad internauta.  Añade que existirán dos avisos previos, “En caso de que el portal no cese sus actividades, se enviará la denuncia siempre a la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional.”

Según el ministro de justicia: “Se ha escogido el procedimiento más rápido y eficaz. El juez tiene un plazo máximo de cuatro días, una vez recibida la denuncia, para convocar a las partes y resolver el Auto. Con esto se garantiza agilidad, eficacia y máximas garantías”. La Audiencia Nacional sólo garantizará que la medida restrictiva no daña o conculca la libertad de expresión o cualquier otro derecho fundamental protegido por la Constitución.

Lo cierto es que, aunque todavía no está aprobada la Ley, no hay que olvidar que estamos hablando del anteproyecto, y aún tiene que remitirse a los órganos consultivos, redactar el proyecto definitivo de Ley, aprobación por el Consejo de Ministros e ir a Cortes,  -vamos que nos quedan semanas aún de intenso debate,trabajo….- creo es un importante avance con respecto a las propuestas iniciales que querían colarnos la Coalición y Sinde, y por eso, lo considero un nuevo logro, más teniendo en cuenta que siempre hablamos de avisos, autorización judicial previa y, no lo olvidemos, se mantiene que para considerarse delito debe existir ánimo de lucro.

En este día...

Un comentario en “De redes, conexiones, cortes, intereses y acceso a la Sociedad del Conocimiento

  1. Pingback: uberVU - social comments

Deja un comentario