No nos cansamos de hablar y mirar a otros países, ya que teóricamente son muy religiosos, extremistas,… y siempre se escucha decir que como España es un país laico, que no es verdad, porque en todo caso, sería un Estado aconfesional. Según la Constitución española, y más concretamente el artículo 16, párrafo tercero: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”

Y por supuesto yo me alineo más en este sentido Aconfesional, laico, anticlerical por eso, cuando leo o escucho titulares como: El Estado abonará 159 millones a la Iglesia como anticipo del IRPF y al menos 135 millones a otros fines sociales o aún peor: Por un Estado laico y democrático

no puedo más que alinearme al 100% con sus últimas afirmaciones: “Los ateos tenemos una moral superior a los creyentes precisamente porque no alardeamos de ella (dime de qué presumes…), porque no hay una verdad revelada, porque la Verdad no cabe en un libro, porque aspiramos a la libertad de conciencia y de expresión y no tratamos de convencer a nadie. El Estado o es laico o no es democrático.”

no puedo más que ponerme

Y como siempre, echando de menos muchas, muchas leyes, medidas,… de aquella tan recordada constitución republicana del 36:

Artículo 26º. Todas las confesiones religiosas serán consideradas como Asociaciones sometidas a una ley especial.

El Estado, las regiones, las provincias y los Municipios, no mantendrán, favorecerán, ni auxiliarán económicamente a las Iglesias, Asociaciones e Instituciones religiosas.

Una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del Clero.

Quedan disueltas aquellas Ordenes religiosas que estatutariamente impongan, además de los tres votos canónicos, otro especial de obediencia a autoridad distinta de la legítima del Estado. Sus bienes serán nacionalizados y afectados a fines benéficos y docentes.

Las demás Órdenes religiosas se someterán a una ley especial votada por estas Cortes Constituyentes y ajustada a las siguientes bases:

1ª. Disolución de las que, por sus actividades, constituyan un peligro para la seguridad del Estado.

2ª. Inscripción de las que deban subsistir, en un Registro especial dependiente del Ministerio de Justicia.

3ª. Incapacidad de adquirir y conservar, por sí o por persona interpuesta, más bienes que los que, previa justificación, se destinen a su vivienda o al cumplimiento directo de sus fines privativos.

4ª. Prohibición de ejercer la industria, el comercio o la enseñanza.

5ª. Sumisión a todas las leyes tributarias del país.

6ª. Obligación de rendir anualmente cuentas al Estado de la inversión de sus bienes en relación con los fines de la Asociación.

Los bienes de las Ordenes religiosas podrán ser nacionalizados.

Más lecturas sobre la cuestión:

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

5 commentarios

Pere Romaní · 04/10/2009 a las 6:31 pm

He llegado a tu blog recomendado por una buena amiga del twiter y no puedo estar más en desacuerdo contigo.

Con todo respeto e incluso con aprecio por escribir lo que piensas, creo que ese articulado de la 2ª Republica nos costo una Guerra entre hermanos que lucharon nuestros abuelos, pagaron nuestros padres y, aun hoy seguimos pagando sus hijos y sus nietos.

Hay que superar ese antiloquesea, y si, yo también, prefiero un estado aconfesional, que respete mis creencias y las de los otras confesiones, incluso las de los aconfesionales, ateos y lo que sea, las de todos, pero de ahí a quitar los bienes de las iglesias, etc… hay unos cuantos pueblos de distancia.

Lo mejor, que la Iglesia cobrase por todos los servicios que preste a la sociedad y que la mantengamos entre los que nos de la gana (seamos o no católicos). Así se evitaban servilismos y malos rollos entre unos y otros.

De hecho, al Gobierno de España, le sorprende mucho que haya tantos que demos de nuestros impuestos un % a la Iglesia Católica y a “Otros Servicios de Interés Social”…

De todas formas no pretendo convencerte de algo que seguro tienes muuuy claro, la Iglesia es mala y el estado es bueno, yo opino al revés, y cuanto menos me toque el estado mejor. Me da yuyu!!

Y sobre monarquía y/o republica ni entro, ya que la monarquía en España no existe, solo Juancarlistas, en cuanto se muera o abdique se acabó la monarquía… Felipeistas no creo que le aguanten un papel basado en nada sustancial…

Con aprecio desde la red

Pere Romaní

Ramón Ramón · 04/10/2009 a las 6:50 pm

Gracias Pere, valoro tu opinión, participación y aprecio. Como bien dices, tenemos las cosas bastante claras ambos, y lamentablemente no opinamos igual. Aún así, lo bonito es que podemos opinar y no por ello enfrentarnos.
Saludos y muchas gracias por compartir tu opinión.

Juan J. · 04/10/2009 a las 8:33 pm

Hola Ramón
Una puntualización. Supongo que no lo has puesto por desconocimiento, no por mala intención:
Ese anticipo que le va a hacer el estado a la iglesia es de lo que hemos puesto en la casilla de la declaración de la renta que queríamos dar a la Iglesia esa parte de nuestros impuestos.
Es decir, ahí el estado es un mero recaudador que, además durante un tiempo gana intereses con ese dinero.
Así que espero que te quedes más tranquilo: si no has puesto esa casilla, de tu dinero no va ni un céntimo a esa Iglesia que te parece tan horrorosa. Pero espero que no olvides que para los cristianos, la Iglesia no son los Obispos, sino todos nosotros. Por tanto, no olvides que al parecerte tan espantosa la Iglesia te lo parecemos todos los millones de cristianos que hay en España. Todavía vamos mucho más a misa los domingos que a partidos de fútbol, sindicatos y partidos políticos juntos. Y muchos de esos participamos en asociaciones y ONG que hacen mucho bien en esta sociedad nuestra y que se merecen, al menos, el mismo tratamiento económico que otras ONG que hay por ahí bebiendo de la teta del estado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.