El software libre no puede ser el objetivo

El software libre, al igual que las tecnologías, no puede ser el fin, son simples herramientas que nos proporcionan un mundo de oportunidades, de progreso, de avance,etc. o, mal usados, de ralentización y mantenimiento de la situación.

Informe Valoración Software Libre 2013Con esta frase o afirmación, con la que comienzo este post, traslado mi visión de la situación actual del software libre en la Sociedad.  Que además, es parte del prólogo que tuve el honor de escribir para el Quinto Informe anual de Valoración del software libre, publicado hace unos días, y que constata la actual realidad del software libre en Iberoamérica.  Realmente este post, no es idéntico al prólogo, pues he quitado algunas estadísticas o datos del informe en sí, pero creo que recoge perfectamente lo que actualmente ocurre entorno al software libre en la sociedad iberoamericana.

El software libre es un concepto o término que se conoce en el ámbito de la tecnología, y por lo tanto, se relaciona con ésta misma desde hace décadas, aunque ha sido estos últimos años cuando se ha popularizado. Hablar de software libre hoy en día en Brasil, Ecuador o Venezuela, es hablar no de tecnología, sino de un modelo de país, un futuro de prosperidad y apropiación del conocimiento para su ciudadanía. Hablar de software libre en Extremadura o Andalucía es hablar de educación y e-inclusión, pues gracias al software libre existe en todos los colegios de estas dos regiones computadoras en todas las aulas, al igual que existen salas de alfabetización digital en todos los pueblos y zonas de riesgo de exclusión social. Aún así, en la mayoría de los casos, se sigue tratando al software libre como algo tecnológico, algo que tiene que ver con los informáticos, en lugar de con lo político, y por lo tanto, no se abordan como soluciones transversales sino como puntuales, o lo que es peor, como fin en lugar de como medio.

El software libre, y cada día son más los gobiernos y gobernantes que así lo consideran, se convierte en algo político, que no partidista, en una oportunidad de avanzar, de dejar de ser meros receptores y consumidores de tecnología para asumir el control de las mismas y generar riqueza, industria, empresa y capital humano formado. Se trata de reivindicar, una vez más, que necesitamos valentía de nuestros gobernantes para acabar con la colonización tecnológica e igualmente, que como ciudadanía digital que somos, reivindiquemos a nuestros representantes que asuman su responsabilidad y no dejen en manos de transnacionales el control de nuestros datos, de nuestro conocimiento y de nuestro futuro.

Y es que, más importante que el software es el control de la tecnología y la defensa del conocimiento, poseer y compartir el Conocimiento nos hace avanzar, nos convierte en una ciudadanía más libre y con mayores posibilidades. El Conocimiento, en su sentido más amplio es la mayor riqueza que un pueblo puede tener, y por eso, es el bien más sagrado que debemos preservar, a la vez de compartir.

La tecnología no es neutral, no puede serlo, y el ejemplo más claro se plantea cuando son las multinacionales y no los estados los que poseen los datos de su ciudadanía, los que deciden como afecta la tecnología al Estado y a la Sociedad en su conjunto. Cuando son las multinacionales las que poseen los datos, la información, e incluso deciden como deben realizarse los procesos y las comunicaciones, la tecnología pierde su sentido de herramientaSoftware Libre no es el fin y se convierte en el fin mismo, en el bien que toda empresa quiere poseer, expropiando a su verdadero poseedor, el Estado.

Usar software libre debe ser el vehículo que nos lleve hacia una verdadera soberanía tecnológica, que es el resultado de la libertad, entendida como no dominación de los estados frente a las corporaciones tecnológicas privadas y extranjeras. Cada día que pasa más países lo entienden y se suman a la lucha por la libertad y la soberanía tecnológica, y no solo países, sino también regiones de todas las partes del planeta. Es motivador ver lo claro que lo tienen en una importante cantidad de países de América Latina, con gobernantes como Brasil, más tras todos los últimos escándalos de espionaje a su presidenta, o Ecuador que ha decidido apostar por un modelo de crecimiento basado en la economía del bien común, mediante el proyecto FLOK Society: “Diseñando un cambio de matriz productiva hacia la sociedad del conocimiento libre, común y abierto”.

Es muy importante no caer en la tentación de los precios, hablamos de soberanía y de progreso, y para ello, necesitamos poseer el conocimiento y capacitar a nuestras generaciones en libertad y no en herramientas, que nuestros estados dejen de fomentar una determinada marca tecnológica, y lo que es aún más grave, usar los recursos públicos para formar exclusivamente en una tecnología. Solo apostando por software libre y estándares abiertos obtendremos una Soberanía Tecnológica plena, y por lo tanto, tendremos el control total de nuestra tecnología, siendo dueños de nuestro presente y nuestro futuro.

En este día...

7 comentarios en “El software libre no puede ser el objetivo

  1. 51114u9

    Esto que escribes nos viene muy bien acá en Bolivia. Hay personas y grupos que todavía no comprenden cuán beneficioso es la sociedad el software libre.

    Ahora, estoy dudando que el Estado sea el guardián de los datos de los ciudadanos. Que sea un proceso así todo se puede mejorar.

  2. Ramón Autor del post

    Muy agradecido por vuestras palabras, me alegra os guste, y mucha suerte en todo lo que se está haciendo ahora en Bolivia, país que tuve la suerte de visitar el año pasado y Comunidad con la que me une muchos buenos momentos y amigos.
    Saludos

  3. Mauro Rosero P

    Algunas observaciones y comentarios a tu articulo:

    1. el fin no es el software libre, el fin es una sociedad que comprenda y respete la necesidad de la libertad del software. A riesgo de parecer taliban, hay que estar claro que en una lucha social se requiere estar claro en los objetivos y coherentes con los mismos por lo cual no se debe enviar señales o conceptos que promuevan confusión. Cuando decimos que el software libre no es el fin, a pesar de que pueda parecer un concepto correcto la redacción produce confusión y requiere de una explicación mayor.

    2. Los ideales son inmutables, independientemente si sean realizables o no e independientemente al tiempo que tome en concretarlo o no. Dicho esto, entiéndase como un ideal que los seres humanos sean libres a plenitud, independiente de que hayan personas que no le importe o consideré lo contrario. El ideal es lo deseable, es el objetivo, la meta y las personas se identifican con ese ideal. Entonces, si el software libre es un ideal, entonces el software libre puede ser un fin y de hecho lo es para muchas personas.

    3. Confundes métodos con objetivos: Si es cierto, las personas tienen la libertad de escoger entre lo bueno o lo malo. Por esa razón existe la lucha entre el bien y el mal. Por esa libertad, más bien capacidad discrecional individual de escoger existen guerras, existen héroes, existe desarrollo, existe miseria. La humanidad, la libertad y todo lo que tiene que ver con el ser humano se basa en una elección (buena o mala).

    Quienes apuestan por el software libre en su concepto filosófico y puro eligieron oponerse a todo lo contrario a este concepto que sería el software privativo. Y desafortunada o afortunadamente esto pone en una posición de confrontación con quienes defienden el concepto contrario.

    Donde está o puede estar el problema? En los métodos que utilizamos para convencer o sumar personas a la causa. Lograr un fin por un método no ético, que daña a personas, que denigra la personalidad de los seres humanos, que promueve anti-valores, que promueve beneficios a costa de la ruina de otros en mi concepto y creo que de muchos no es correcto venga del lado que venga. Y es allí donde a veces nuestro movimiento cae en las mismas prácticas de lo que combatimos. Pero eso se debe a que muchos o pocos de los que estamos en esto, independientemente de sus logros, años o visibilidad dentro del movimiento porque sus objetivos pueden ser otros, enmascarados como software libre. Ver http://www.semana.com/opinion/blogs/entrada-blog/ser-voluntario-acto-entrega-mas-egoista-existe/320620.

    4. La libertad no es anarquía y libertinaje. Si creemos en la libertad proponemos que todos sean libres en igualdad de condiciones y estamos en contra de todo lo que este en contra de esta convicción. No se está en contra de las personas si no de las ideas.

    5. Talibanes: Cuando nos referimos a talibanes en la vida práctica, son personas que por la vía de la fuerza y de la muerte tratan de someter a otros a sus creencias. En el software libre definimos a los talibanes a personas con un fuerte compromiso y convicción con el concepto de libertad de software; que muchos o algunos no compartimos porque queremos llamarnos adalides del software libre, pero sin asumir el sacrificio y compromiso que eso representa. No estamos dispuestos a sacrificar nuestra comodidad por un ideal. Y como no respetamos la elección y la conducta de estas personas lo catalogamos de talibanes.

    En el mundo tecnológico la definición de taliban le caería mejor a gente como anonymous. Aunque también sus acciones por algunos pudieran ser vistas como actos de protestas cybernaúticas

    6. Hay que diferenciar a un activista de un usuario. No son lo mismo. Tomando el caso de tu madre. Ella es un usuario, usa la computadora porque le brinda comodidad y usos prácticos, sin importarle los riesgo o las responsabilidades que se asume en el uso de las mismas. Pero, independientemente de eso su desconocimiento o apatía de los peligros de la red no la eximen de las consecuencias. Un activista se asume que es la persona que es consciente de la importancia de sensibilizar a los usuarios de estas problemáticas y actuar en consecuencia. Un activista típicamente es un usuario, pero un usuario no necesariamente es un activista.

    Para los activistas del software libre, los ideales y objetivos del software libre deberían ser un fin. No por el software libre si no porque proponen una sociedad más justa, ética y libre.

Deja un comentario